El Banco de España considera que eliminar la intervención del Gobierno en el control de concentraciones económicas entre empresas contribuiría a mejorar el actual sistema de defensa de la competencia. La entidad estima que la relación de motivos, distintos de la defensa de la competencia, por los que el Gobierno puede intervenir en las decisiones sobre concentraciones puede hacer que la mayor independencia que la nueva ley imprime a la Comisión Nacional de Competencia (CNC) "no se incorpore totalmente" al análisis de dichas operaciones.