Los temores inflacionistas están haciendo que el BCE este atento a la evolución de este posible problema.
La inflación se está convirtiendo en una preocupación constante para las autoridades monetarias por lo que el BCE se mantendrá atento a la evolución de la misma para evitar cualquier riesgo. Según José Manuel González, miembro del Comité Ejecutivo del BCE, hasta septiembre no habrá novedades sobre expectativas.