El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, se mostró hoy contrario a la introducción de salarios mínimos obligatorios legalmente por considerar que frenará la creación de empleo. En un simposio en Berlín, Trichet dijo que el establecimiento de salarios mínimos a un nivel que no garantiza la productividad reduce las posibilidades de lograr un empleo a los trabajadores menos cualificados y a los desempleados.
Hasta ahora, la evolución moderada de los costes salariales ha contribuido en Alemania a incrementar la competitividad en la economía germana, lo que también ha sido una condición para la creación dinámica de puestos de trabajo en los últimos años, según Trichet. "Quiero enfatizar que el Gobierno y los agentes sociales son responsables de asegurar que en los salarios se tenga en cuenta la situación del mercado laboral a un nivel sectorial y regional y de no perjudicar la competitividad y el empleo", añadió Trichet. Alemania debe aumentar la flexibilidad y la movilidad en el mercado de trabajo, según el presidente del banco europeo. Tras una larga disputa, la coalición de cristianodemócratas y socialdemócratas que gobierna en Alemania acordó recientemente la introducción de un salario mínimo en los servicios postales Deutsche Post a partir del próximo 1 de enero, que oscilará en 8 euros en el este del país y 9,80 euros para el oeste. Algunas empresas competidoras, como TNT y el grupo Pin han criticado la decisión y calificado de demasiado elevado el honorario por hora mínimo acordado.