El Banco Central Europeo (BCE) se ha mostrado hoy escéptico respecto a la entrada de Eslovaquia en la zona del euro el próximo año, debido a las dudas sobre su convergencia en inflación y consolidación de las finanzas estatales. El BCE ha presentado hoy en su sede central en Fráncfort el informe de convergencia de 2008, en el que analiza la convergencia económica y legal de varios miembros de la Unión Europea (UE): Bulgaria, República Checa, Estonia, Letonia, Lituania, Hungría, Polonia, Rumanía, Eslovaquia y Suecia.