Apenas una hora después de la apertura de la bolsa española, BBVA ha invertido su tendencia. Tras comenzar en positivo, la entidad vasca se pasa a los números rojos.
Una hora. Es lo que ha tardado BBVA en invertir su tendencia. Unas caídas del 0,4% que llevan a la entidad que preside Francisco González a los 9,40 euros.

La entidad es uno de los objetivos de Eduardo Bolinches, director de bolsacash para posicionarse corto. ¿El motivo? Es, junto a Santander, uno de los que más peso tiene en el selectivo español y pertenece al sector financiero. "Y ahora no hay motivos para pensar que la tendencia alcista va a continuar".