El negocio de los biocombustibles ha unido en un mismo proyecto a las alemanas Bayer y Daimler y a la estadounidense Archer Daniels. Este proyecto tiene como epicentro la explotación de la 'jatropha', una planta utilizada para la elaboración de biodiesel.