Bankinter obtiene en el semestre un beneficio neto de 22,6 millones, tras asumir íntegramente las provisiones de los dos RDL de saneamiento del sector. Los resultados han estado por debajo de las previsiones de los expertos, que pronosticaban una caída del 50% del beneficio.


Bankinter incluye en sus cuentas del primer semestre todas las provisiones requeridas con un impacto de 138,7 y 136,5 millones de euros, respectivamente. En cambio, sin el impacto de estas provisiones, el beneficio neto habría alcanzado los 147 millones de euros, un 46,5% superior al de junio de 2011.

A 30 de junio de 2012, el beneficio neto del Grupo Bankinter asciende a 22,64 millones de euros; y el beneficio antes de impuestos a 20,59 millones de euros. Estos resultados son un 77,43% y un 84,26% inferiores, respectivamente, a los presentados a la misma fecha de 2011. No obstante, hay que tener en cuenta que el banco ha realizado en este semestre todas las provisiones requeridas en los RDL 2/2012 y 18/2012, asumiendo cada uno de ellos íntegramente en el trimestre en el que se han producido. De no tener en cuenta esas provisiones, el beneficio neto del banco habría alcanzado los 147 millones de euros, un 46,5% superior al presentado a junio de 2011.

La calidad de activos del banco continúa estando por encima del mercado, con un ratio de morosidad del 3,91% (menos de la mitad que el sistema financiero), un índice de cobertura de la morosidad entre los más elevados (51,03%) y una cartera de activos problemáticos (riesgo dudoso + subestándar + activos adjudicados sobre riesgo computable total) muy inferior a la del resto de entidades: 2.523 millones de euros, lo que supone un 5,2% frente al 13,7% que tienen los bancos comparables.

Bankinter tiene una cartera de activos adjudicados muy reducida en comparación con el sector, cuya venta, además, marcha a buen ritmo. Esta cartera -con un importe bruto valorado en 535 millones de euros- cuenta con una cobertura del 40% sobre el valor contable, que llega hasta el 81% en el caso de los terrenos.
Bankinter tiene, asimismo, escasa exposición al sector promotor inmobiliario: un 1,7% sobre el crédito total, frente al 12,5% que tienen los bancos comparables.

No obstante, Francisco Viyuela, Dtor de Independent Advisors EAFI, avisa de que "hay bancos como Bankinter que dependen del BCE en cantidades muy peligrosas. En el momento en el que el BCE cierre del grifo de liquidez, el sistema financiero español entraría en problemas muy importantes".

El banco incrementa el margen de intereses en un 34,64% y mantiene la senda de crecimiento de este epígrafe por sexto trimestre consecutivo. El margen antes de provisiones (total de ingresos menos gastos) muestra un crecimiento del 54,7%

Bankinter fortalece su solvencia y alcanza un ratio de capital EBA del 9,04%.