La entidad ha obtenido al cierre de 2012 un beneficio neto de 124,65 millones de euros, lo que supone un descenso del 31,22% con respecto al año anterior, según ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Bankinter subraya que durante el ejercicio ha asumido "las importantes provisiones requeridas", que han tenido un impacto final sobre el beneficio neto de 124,3 millones de euros. Así, indica que sin tener en cuenta ese impacto en la cuenta de resultados, el beneficio neto a final de año hubiera sido de 249 millones.

La tasa de morosidad se situó en el 4,28% a finales de diciembre, más de un punto por encima del 3,2% de 2011 y ligeramente superior al 4,02 % registrado al cierre de septiembre, añade la entidad

En su nota al regulador, la entidad  añade que cuenta con una cartera de activos inmobiliarios adjudicados "muy pequeña, diversificada y con muy poco peso en suelo", cuyo importe bruto está valorado en 611,66 millones de euros. La cobertura sobre el valor contable es del 37,69%.

En cuanto a la solvencia, Bankinter señala que las emisiones de acciones llevadas a cabo han contribuido a reforzar su ratio de capital EBA, que se situaba al cierre del pasado ejercicio en el 10,22%, frente al 7,28% de diciembre de 2011.