Banesto cerró la sesión de hoy con una caída del 0,43% tras anunciar que obtuvo un beneficio neto atribuible de 515,5 millones de euros durante los nueve primeros meses del año, un 17,1% más respecto al mismo periodo de 2005 y que empezará a distribuir dividendos trimestrales a partir de 2007, una vez que se culmine la venta de Urbis.
Los títulos de la entidad que preside Ana Patricia Botín se situaron durante buena parte de la jornada en terreno negativo hasta cerrar con un descenso del 0,43%, que situó el precio de sus acciones en 16,20 euros. El banco llegó a alcanzar el nivel máximo de 16,35 euros, mientras que el mínimo quedó fijado en 16,07 euros. El volumen de negocio alcanzó los 25,91 millones de euros. El banco también anunció hoy que incrementará su 'pay-out' hasta el 50% del beneficio neto recurrente a partir de 2006, al tiempo que efectuará el pago de dividendos trimestrales desde 2007.