Banco Popular se defiende de la rebaja de rating que ha recibido por parte de la agencia de calificación Standard & Poors.

El Banco Popular cree que la rebaja de calificación recibida por Standard & Poors responde al efecto que tiene sobre el sector financiero y el retraso de España en salir de la crisis. El banco explica que la rebaja de calificación de S&P tendrá un efecto limitado, ya que su core capital o capital básico, uno de los ratios que miden la solvencia de las entidades, se situaba a finales de 2010 en el 9,43 % -frente al 8,57 % de 2009-, el más elevado de toda la banca española.

S&P rebajó ayer un escalón las calificaciones de la deuda a largo y a corto plazo del Banco Popular porque anticipa otro año difícil para las entidades españolas. Sin embarg, en una nota enviada hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, el Popular recuerda que la agencia ha destacado su potente modelo de negocio, su posición de capital y su menor dependencia de los mercados mayoristas.