Estos resultados, algo superiores a los que preveían los analistas, se han cimentado sobre todo en el aumento de la actividad comercial de la entidad en un entorno "restrictivo", que se ha traducido en un incremento del 13,9% del crédito a la clientela y un crecimiento del 17,4% de los recursos de sus clientes, impulsados especialmente por los depósitos a plazo, que crecieron el 35,1%.Con una inversión crediticia total de 96.739,98 millones de euros, un 15% más, el banco ha mantenido la "paulatina desaceleración" del crédito al sector inmobiliario que inició en 2006, con un crecimiento interanual del 10,5% en España y del 11,4% en Portugal, Estados Unidos y Francia, mientras que las hipotecas crecían el 11,4% y los créditos no hipotecarios, el 23,5%.MorosidadEl ratio de morosidad del Popular se ha situado a cierre de 2007 en el 0,83%, 11 puntos básicos más que un año antes, lo que se explica por un "incremento de la mora y un menor crecimiento de los riesgos", con una cobertura en previsión de insolvencias del 218,4% y un saldo de deudores dudosos de 834 millones de euros, 199 millones más que un año antes.A cierre de 2007, el Grupo gestionaba un total de 125.109 millones de euros en activos (el 14,5% más), de los que 107.169 millones los tenía anotados dentro de su balance (el 16,9% más) y otros 17.940 millones los gestionaba fuera del balance.Según señala el banco, en 2007 se contrajo el "gap" comercial por primera vez en muchos años, al crecer los recursos de clientes el 17,4%, bastante por encima del crédito, que lo hizo el 13,9%. Principales márgenesEn cuanto a los principales márgenes de la cuenta anual, el de intermediación -diferencia entre ingresos por créditos y gastos por depósitos mas dividendos- se ha situado en 2.338,98 millones de euros tras crecer el 13,1%.El margen ordinario ha crecido el 9,6%%, hasta los 3.404 millones, pese a que las comisiones "se vieron afectadas por la debilidad de los fondos de inversión" -que adelgazaron el 0,3%- y también debido a que la entidad ha restringido la venta de determinados productos financieros "difíciles de evaluar" por muchos clientes dada la compleja situación que atraviesan los mercados, con lo que las comisiones netas alcanzaron los 884 millones, sólo el 0,3% más que en 2006.Tras restar unos gastos de algo más de 1.000 millones, un 7,5% más, consecuencia de la nueva política retributiva y del incremento del 7% de la plantilla por la expansión de su red en otras 88 sucursales, llegamos a un margen de explotación -el que mejor recoge la evolución del negocio más típico bancario- de 2.245 millones de euros, un 11,4% superior al de 2006.Esta combinación de ingresos y gastos se ha traducido en una mejora del ratio de eficiencia, que se ha colocado en el 30,69%, lo que supone 54 puntos básicos menos que en 2006, al tiempo que la solvencia continua siendo elevada, con un ratio de capital o ratio BIS del 9,67% y un core capital o activos de máxima calidad del 6,47%, 22 puntos básicos menos que en 2006 debido a la adquisición del Total Bank.Prudencia, ante la crisis inmobiliariaSegún explica el Popular, desde agosto de 2007, "los mercados financieros internacionales están paralizados por la desconfianza" tras las "oleadas" de malos resultados de grandes bancos extranjeros, una crisis que tiene su origen, como es sabido, en las "arriesgadas inversiones" en productos opacos relacionados con el sector inmobiliario estadounidense.Algunas de las consecuencias de esta situación, que ha contribuido a desacelerar el sector inmobiliario español, explica el Popular, han sido el cierre de los mercados mayoristas de financiación, caídas masivas en las bolsas, restricciones crediticias y una tendencia a la contracción en las economías de los países desarrollados.Sin embargo, la entidad ha optado por la prudencia, fortaleciendo sus fuentes de financiación, recortando su dependencia del sector inmobiliario y siendo más selectiva en la concesión del crédito, lo que se tradujo en estos resultados.