El beneficio después de impuestos del Banco Gallego descendió un 7% en 2009, en relación con el año anterior, hasta alcanzar los 11,68 millones de euros; mientras que si se comparan las cifras antes de impuestos, el resultado creció un 13%, hasta los 17,05 millones de euros, según informó hoy la entidad, que forma parte del Grupo Caixanova. En un comunicado, el banco atribuyó el aumento del beneficio antes de impuestos a la "mejora de un 28% en el margen de intereses" --pasó de 86,01 millones a 110,45-- y al incremento de un 15% en el margen bruto, que superó los 146 millones de euros.