El grupo de seguros francés obtuvo un beneficio neto de 341 millones de euros (436,7 millones de francos) a cierre del pasado ejercicio, lo que supone un crecimiento del 3,7% respecto al año 2009.

El presidente del grupo, Martin Strobel, se ha mostrado satisfecho de estos resultados, “Baloise ha pasado la prueba. A pesar de un ambiente difícil ha logrado aumentar su productividad”.

No obstante, su volumen de negocios retrocedió un 2,3 por ciento para llegar a los 9.540 millones de francos (7.450 millones de euros). En el sector de los seguros de vida, las primas descendieron un 2 por ciento, mientras que en las actividades distintas a estos el retroceso fue del 2,9 por ciento.