Carrefour sufrió hoy un bajón en bolsa tras la presentación de una facturación semestral netamente por debajo de lo que esperaban los analistas, y el anuncio de que el gigante francés de la distribución va a acelerar su plan de acción, en particular para corregir la baja de sus hipermercados franceses. Carrefour fue con diferencia el mayor descenso del día en la Bolsa de París, y sus acciones perdían más del 10% a primera hora de la tarde, cuando llegaron a bajar hasta los 30,86 euros, frente a los 34,45 euros al cierre de la sesión del miércoles. La segunda compañía mundial de distribución, tras la estadounidense Wal-Mart, incrementó su facturación en un 6,7% en el primer semestre del año, con 23.721 millones de euros, con un estancamiento en Francia (+0,5% con 10.455 millones).