British Airways anunció hoy que ha alcanzado un acuerdo "provisional" con los administradores de sus dos planes de pensiones, uno de los principales escollos de su acuerdo de fusión con Iberia, por un importe de 3.700 millones de libras (más de 4.000 millones de euros), sobre la base actual de cálculo del déficit de cada uno de ellos, a fecha del 31 de marzo de 2009.
 Precisamente, la aerolínea española se reservó, dentro del acuerdo de fusión con British, el derecho a vetar la operación si el acuerdo final entre la aerolínea británica y los administradores de su fondo de pensiones no es "razonablemente satisfactorio" para Iberia e implique un "empeoramiento significativo" de las premisas acordadas.

En un comunicado remitido a la Bolsa de Londres, BA especificó que el acuerdo el déficit del fondo de pensiones de la aerolínea Airways Pension Scheme (APS) es de 1.000 millones de libras (unos 1.100 millones de euros), mientras que el plan denominado New Airways Pension Scheme (NAPS) es de 2.700 millones de libras (unos 2.970 millones de euros).

La compañía indicó que para "evitar preocupaciones" y "cualquier conflicto de intereses" en su papel en la fusión con Iberia, Roger Maynard dimitirá como presidente de los fideicomisarios de los dos consejos de sus planes de pensiones para centrarse en la operación con Iberia, para lo que nombrará un sustituto "en breve".

BA destacó que durante los últimos meses ha trabajando con sus asesores Hewitt Associates y KPMG, así como con asesores independientes, para lograr este acuerdo, que incluye una evaluación exhaustiva de la situación crediticia de BA, como requisito para la revisión de la financiación de dicho fondo por parte de PricewaterhouseCoopers (PwC).

Asimismo, indicó que centrará ahora sus esfuerzos en desarrollar un plan de recuperación para la aerolínea, proceso en el que contará con los representantes de los trabajadores.

El plazo reglamentario para el proceso de valoración de este plan, incluido un acuerdo sobre las contribuciones futuras a dichos fondos, finalizará el 30 de junio de 2010. No obstante, tanto la valoración como el plan de recuperación están sujetos a la revisión y a la aprobación por el regulador de pensiones.

En esta línea, BA señaló que el regulador ha tenido "una información limitada", pero que el informe "provisional" indica que las disposiciones técnicas pueden ser "sustancialmente inferiores". Al respecto, añadió que tanto la compañía como los fideicomisarios confían en que el regulador pueda completar "una revisión detallada" de la valoración de ambos fondos.