Hace dos semanas publicamos un artículo que titulamos “El cuadrado mágico, ¿qué nos dice el primer trimestre?”. Clasificábamos la situación de los mercados de renta variable en base a diferentes combinaciones que nos daban mezclar un mix entre el análisis técnico y el análisis por valoraciones (lean el artículo citado para más información). El cuadrante asignado a la renta variable de EEUU era la de mercado vulnerable. Es decir, nos encontrábamos en un mercado alcista desde un punto de vista técnico pero que se encontraba sobrevalorado o caro desde un punto de vista fundamental.
Posible cambio de cuadrante en el cuadrado mágico


La combinación de mercado vulnerable conllevaba una forma de actuar que era la de mantener posiciones largas o alcistas abiertas. Es decir, mantener lo comprado y no acumular. Una postura que vendría más o menos a decir lo siguiente; “Estoy de acuerdo que el mercado se encuentra caro y no voy a acumular posiciones largas o compradoras. Pero, también sé que está alcista y que lo más probable es que continúe subiendo, mientras esto último no cambie y el precio comience a mostrar signos de debilidad o giro a la baja voy a mantener lo comprado.”

Bien, desde que se publicó aquel artículo el EuroStoxx50 ha continuado cediendo terreno llegando a perder todo lo acumulado en el primer trimestre del año. Similar comportamiento ha tenido el índice de materias primas CRB que desde máximos se ha dejado más de 10 puntos porcentuales. Por el contrario, RF de Alemania y EEUU, han recuperado posiciones con fuerza volviendo a testar la zona de máximos histórico. Huida del riesgo y vuelta a la toma de una postura refugio.

Aunque en la RV de EEUU no ha mostrado un giro a la baja tan rotundo como el resto de activos de riesgo, si encontramos algunas razones para pensar que terminará convergiendo a la baja con el resto de índices bursátiles que invitan a la toma de posiciones cortas desde un punto de vista de trading (ver “Ración de divergencias bajistas para justificar nuestra posición corta en S&P 500"). De esta manera, estamos barajando la posibilidad de que estemos pasando de una tendencia alcista a una tendencia bajista desde un punto de vista técnico. Situación que nos llevaría a la peor combinación o a estar en el cuadrante más delicado del cuadrado mágico, la de mercado bajista.
 
Proyección para el resto de año con un cierre de abril en negativo que confirme los actuales signos de giro a la baja y la entrada en el cuadrante de mercado bajista


Continuando con la dinámica del anterior artículo vamos a buscar la evolución hasta finales de 2012 del S&P 500 cuando pasamos de un mercado en estado vulnerable a un estado bajista. Para ello vamos a esperar a que los actuales signos de giro a la baja se confirmen y el mes de abril termine por cerrar en negativo. En este caso la proyección media hasta final de 2012 nos dejaría una caída de 12,6 puntos porcentuales en el índice norteamericano que cerraría el año en torno a los 1.200 puntos.

El año que más recientemente se activó un patrón similar al actual, primer trimestre alcista y sobrevalorado con abril en negativo, fue en 2002. Aquel año el S&P 500 terminó por bajar un 22% desde niveles de cierre de marzo. El año que peor registro obtuvo fue 1931, arrancaba la Gran Depresión, y el índice terminó por bajar más de 50 puntos porcentuales en un entorno de acentuada deflación. La nota discordante fue el año 1997 donde el giro a la baja de abril fue falso. Ese año el índice terminó por subir 20 puntos porcentuales, continuaba inflándose la mayor burbuja bursátil de la historia y hace poco Greenspan acaba de acuñar el término “irrational exhuberance”.

NOTICIAS RELACIONADAS:
- El cuadrado mágico, ¿qué nos dice el primer trimestre? (gratuita para registrados)
- Cinco razones por las que España no quebrará (gratuita para registrados)

Regístrate gratuitamente en Estrategias de Inversión y enviaremos a tu email contenidos exclusivos, accederás a formación en vídeo y te enviaremos el próximo número de nuestra revista de análisis al domicilio sin ningún compromiso.