La inmobiliaria Astroc ha iniciado conversaciones con la catalana Aisa para absorberla a través de un intercambio de acciones. La operación está en proceso de análisis de la valoración de activos. De llegar a buen puerto las negociaciones, la fusión crearía el quinto grupo inmobiliario de España. Las conversaciones se enmarcan en los planes de Astroc de integrar Aisa en el grupo que tiene previsto formar con Rayet Promociones y Landscape.
Estas conversaciones se han llevado en secreto hasta ahora, en el caso de Aisa a través de su presidente, el abogado y empresario Genís Marfa. Aisa cambió hace unos meses su filosofía de negocio y reforzó su apuesta expansiva con la diversificación de su actividad y la entrada de nuevos accionistas, como el ex alcalde de Barcelona Enric Masó (13,5%); el empresario inmobiliario Valentín Bascuñana (7%), quien próximamente entrará en el consejo; la inmobiliaria Nozar (6%); un grupo de antiguos accionistas de Uniland (5%); y el empresario portuario Juan Mestre (3%). En paralelo, Marfá se ha consolidado como socio de referencia en la compañía (28%), seguido de Juan Pedro Peña (14,8%). Planes de Astroc El pasado 27 de junio, el nuevo consejero delegado de Astroc, Juan Antonio Alcaraz, afirmó que el crecimiento de la compañía se haría mediante la integración de empresas que aporten activos y diversificación de productos, y concretó que ya se está evaluando a varias compañías interesadas en incorporarse a la sociedad. En una rueda de prensa en Valencia previa a la celebración de la junta ordinaria de accionistas, en la que expuso las principales líneas de la nueva etapa de Astroc, dijo que la inmobiliaria aspiraba a ser "un agregador en el mercado español para ganar tamaño" y "ganar músculo para tener la posibilidad de salir fuera". A su juicio, la situación del mercado inmobiliario y el "enorme" nivel de atomización del sector hacen necesario aumentar tamaño para diversificar riesgos. Por ello, defendió que las empresas que se integren en Astroc deberán aportar activos inmobiliarios, posición geográfica donde la sociedad no esté presente en España y productos distintos a la vivienda, como parques empresariales y logísticos o zonas comerciales.