Una escisión de su negocio de acero inoxidable. Es lo que ha anunciado esta mañana ArcelorMittal,  una operación que todavía está pendiente de ser aprobado por los accionistas y que, por el momento, no gusta al mercado.

El consejo de administración del gigante siderúrgico ha decidido proceder al spin-off (escisión) de su negocio de acero inoxidable, operación que todavía deberá ser aprobada por los accionistas, informó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En virtud de esta decisión, se procederá a la distribución de acciones del negocio de acero inoxidable a los accionistas durante el primer trimestre de 2011. En concreto, los accionistas recibirán una acción del negocio de acero inoxidable por cada veinte títulos de ArcelorMittal que posean en la fecha de registro.

Las acciones de ArcelorMittal son de las pocas que todavía recogen beneficios durante la sesión. Cede un 0,11% hasta los 26,96 euros. Eso sí, David Galán, jefe de análisis de Bolsa General destaca que la compañía "ha roto una tendencia lateral muy clara, al superarl os 26 euros, lo que podría llevarle a buscar los 29 e incluso los 30 euros".