Era el único factor que los expertos consideraban “amenaza” y, por el momento, parece que el petróleo se mantendrá en niveles estables. Al menos así lo han firmado países como Reino Unido, Estados Unidos o Arabia Saudí. ¿El motivo? Contener las implicaciones que podría tener sobre la inflación y, en definitiva, sobre el crecimiento mundial. Sin embargo, la cotización de la materia prima no parece atender a razones y las expectativas apuntan a niveles más altos. Una evolución que podría obligar a los principales bancos centrales a subir tipos de interés antes de lo previsto, si la tendencia continúa, y que permitirá aprovechar su rentabilidad en las carteras.
Esta semana ha sido el propio presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, el que ha advertido sobre el impacto que están teniendo las alzas del petróleo sobre la economía estadounidense. Desde una perspectiva del PIB “los precios más altos de la energía probablemente van a desacelerar el crecimiento, al menos en el corto plazo”, reconocía. Declaraciones que, aunque suenen evidentes, “dan una pista de por dónde podría ir el organismo – que no da puntada sin hilo – pues no podrá mantener el precio del dinero en niveles históricamente bajos hasta 2014, tal y como habían advertido”, reconoce Soledad Pellón, estratega de IG Markets. Es la única solución que tienen “para evitar la deflación en su economía”. Y no sólo al otro lado del Atlántico. En Europa, lo que ha ocurrido con el precio del petróleo ha llamado la atención de los miembros del BCE que podrían empezar a subir tipos antes de finales de año, tal y como estaba previsto, adelantándose en varios trimestres. El mandatario de la entidad monetaria, Mario Draghi esta misma semana anunciaba “medidas preventivas inmediatas en caso de que la situación de los precios empeoren, de producirse una escalada en los precios del crudo”. Para hacer frente al alza de los precios, el BCE tiene margen con los tipos de interés, que están en el 1%, mínimo histórico”.

Estimaciones precio del petróleo. Fuente: Nordea Markets


Desde el departamento de análisis de Nordea han subido su previsión para el barril Brent hasta los 118 dólares – desde los 109 dólares estimados en diciembre- con una estimación de 122 dólares para 2013. (Ver cuadro superior) ¿El motivo? El embargo realizado por la Unión Europea a las importaciones de petróleo en Irán, que tendrá un efecto negativo sobre la capacidad de reserva efectiva de la OPEP, “que estimamos en 2.2 millones de barriles este año – comparados con los 3.9 millones de barriles del año anterior y los 5 millones de 2010”, reconoce la gestora noruega.

Implicaciones en la capacidad efectiva de la OPEP con el embargo a Irán. Fuente: IEA y Nordea Markets




En este escenario, es indudable que el embargo y las sanciones que han llevado a cabo tanto al UE como Estados Unidos “tendrán un efecto comprador para los precios del petróleo”. Un efecto que ya se está notando en los precios, que se mantienen por encima de estas previsiones. Concretamente, en torno a los 122 dólares. Ignacio Albizuri, de FX Pro asegura que el Brent “en 124 dólares ha llegado a un nivel de ruido –donde el creador está largo y corto al mismo tiempo- por lo que si no pasa el máximo marcado esta semana, se irá hacia abajo”. Eso sí, si supera este nivel “podría subir hasta los 138.70, casi en máximos, e incluso si se nos va de las manos llegaría hasta los 158 dólares”. Algo que no parece que vaya a ocurrir “pues antes de llegar a este nivel es probable que haya intervención, como hubo hace cinco años cuando bajaron el precio hasta los 50 dólares por barril”.




Desde Ideas de Trading  ven una ligera divergencia alcista– implicaciones bajistas- “si relacionamos el precio actual con los máximos de mayo del pasado ejercicio cerca de los 115 dólares. Tampoco hemos podido con los 110 dólares y hemos iniciado un proceso correctivo que podría dar un respiro a la subida del crudo, aunque por poco tiempo seguramente”. Alejandro Martín, subdirector en España de Hanseatic Brokerhouse admite que en los últimos días el movimiento correctivo ha buscado apoyo en antiguas resistencias - ahora soportes- en la zona de 104 dólares". Adicionalmente,  “podemos ver cómo la directriz alcista principal pasaría igualmente por dichos niveles”. La estrategia por tanto pasaría por buscar posiciones alcistas “en niveles cercanos a 104 dólares con zona de protección en 103 dólares y objetivos en 110 y 116 dólares”.

En ideas de trading reconocen que "si salimos del canal por la parte baja, visitaremos los 95 e incluso los 90 dólares. No obstante, lo más probable es que no lleguemos ni a los 100 dólares y se retomen las subidas hacia los niveles de proyección: 115-120 dólares".