La Comisión Europea está investigando si las unidades de libros electrónicos de Lagardère, Pearson, News Corporation y otras dos editoriales podrían haberse confabulado con Apple para bloquear a sus rivales pactando precios.
Una decisión que se produce después de los registros en las sedes de las empresas que tuvieron lugar en marzo. Estados Unidos también está investigando los acuerdos de precios entre editoriales y minoristas según un modelo de agencia en el que las editoriales establecían el precio minorista. Las normas contra los monopolios prohíben los pactos de fijación de precios que pretenden expulsar a los competidores.

"En particular, la Comisión investigará si estos grupos editoriales y Apple han participado en acuerdos o prácticas ilegales que habrían tenido el propósito o el efecto de restringir la competencia en la Unión Europea o en el Área Económica Europea", dijo el órgano ejecutivo europeo en un comunicado.

"La Comisión también está investigando el carácter y los términos de los acuerdos de agencia alcanzados por las antes mencionadas cinco editoriales y minoristas para la venta de libros electrónicos", agregó.