Europa aún se despereza a la espera de que abra el mercado. Viene sin ganas y, a pesar de las ganancias del índice Nikkei de la Bolsa de Tokio que ha recuperado los 8.500 puntos, las principales plazas continentales no encuentran estímulos hacia el rebote. La subasta de Portugal se lleva hoy la atención de los inversores internacionales, mientras el euro amanece en el 1,28 de vuelta.

Los futuros del Eurostoxx 50, Cac 40 y Dax Xetra aventuran una apertura en plano e, incluso, con una ligera tendencia bajista. El Ibex 35 de confirmar esta tendencia lucharía por mantener los 8.500 puntos a pesar de las tensiones sobre la deuda periférica. En este punto se encuentra Portugal que se enfrenta hoy a los mercados en una subasta de deuda. El Tesoro luso buscará colocar hasta 2.500 millones en letras con vencimiento a tres, seis y once meses después de que la curva de rentabilidad exigida a sus bonos se encuentre invertida,es decir, existe un mayor temor a que quiebre el país a dos años que a diez. El Banco Central Europeo podría haber vuelto a la compra de bonos lusos en el mercado secundario.

El spread de deuda española ha abierto esta mañana contenida en los 340 puntos básicos, un estado casi permanente para el interés exigido a nuestro país en los últimos tiempos. Y, por su parte, la paridad euro/dólar repunta ligeramente lo que la coloca en el 1,28.