Hasta el estallido de la crisis “subprime”, los tradicionales bajos tipos de interés del Yen japonés habían sido el objeto de deseo de parte de la comunidad inversora, debido a su bajo coste de financiación, que permitía saciar el apetito por el riesgo de éstos que inmediatamente cambiaban la divisa para invertir en otros activos con tipos de interés más altos
El retorno por ese diferencial de tipos es lo que se conoce como Carry trade y su masificación conlleva incrementar los beneficios del propio carry por el tipo de cambio de las revalorizaciones de los activos sobre lo que se invertía.

La acción concertada en materia de política monetaria por parte de todos los Bancos Centrales bajando los tipos de interés de forma drástica y la propia sobrevaloración de los activos ha hecho menos atractivo el Carry provocando una aversión al riesgo y obligando, entre otras cosas a deshacer todo tipo de posiciones (Anti-Carry Trade), lo cual ha llevado a la actual apreciación del yen, frente a todos sus pares.

Destaca el tipo de cambio frente al Euro, ya que es el cruce en el que mas terreno gana, nuestra moneda el Euro, no para de recibir castigos, entre ellos destacar las dudas existentes de solvencia en ciertos países de la eurozona, la indecisión respecto al plan de rescate de Grecia y el último gran castigo ha sido el recorte de rating a Portugal, estos, entre otros muchos, como las medidas de repunte de tipos de interés (India) y rumores crecientes sobre medidas que drenen el sistema en USA, no hace mas que empeorar el actual escenario del Euro, y hace que la divisa cotice en niveles mínimos frente a sus cruces como el USD, el cual ha perdido mas de 300 puntos en 4 días y podemos ver como este cruce seguirá bajando, el siguiente nivel a vigilar es 1,30 y la libra, cotizando a 0,89, el cual vemos en 0,87 en un corto plazo, todo esto, está haciendo mella en la confianza de la Unión Europea, por lo que nos encontramos en un momento nada apto para cardíacos, en fin… tomaremos una tila estos días.