Alcatel-Lucent ha anunciado que tras consultar a sus clientes de redes inalámbricas de Norteamérica sobre sus planes de gasto, prevé que el crecimiento de ventas del tercer trimestre se reducirá y tendrá un impacto negativo en los beneficios. Para el tercer trimestre, los beneficios operativos podrían situarse en el umbral de rentabilidad. La noticia propicia fuertes caídas para el valor en la bolsa de París.
Además, el grupo también ha reducido el objetivo de crecimiento de las ventas para todo el año a "plano o ligeramente superior" a cambios constantes dólar-euro. Esto contrasta negativamente con el crecimiento estimado anteriormente, que era de un dígito. Las acciones de la compañía se dejan cerca de un 9 por ciento antes de concluir la primera hora de negocio y se colocan a 6,60 euros.