Al menos cien personas han fallecido y más de una veintena han resultado heridas en el accidente de un avión de la compañía Spanair en Barajas (Madrid), en el que viajaban 164 pasajeros, dos de ellos bebés, y nueve tripulantes, al parecer al salirse de la pista cuando despegaba.
El siniestro tuvo lugar en el aeropuerto madrileño a las 14.45 horas cuando la aeronave modelo MD-82, con destino a Gran Canaria, chocó supuestamente con la pista durante la maniobra de despegue. Hasta el momento, y a pesar de que ya han sido recuperadas las cajas negras del aparato, se desconocen las causas del accidente del avión, que partía de Madrid hacia el archipiélago con una hora de retraso, si bien fuentes aeroportuarias no han podido precisar las causas de la demora. Al parecer, el aparato se partió en dos y provocó un incendio en las inmediaciones de la pista 36 del aeropuerto, una zona que ha quedado acordonada, mientras los servicios de emergencias evacúan a las víctimas. Veintiséis heridos, según fuentes de la Comunidad de Madrid, han sido trasladados a diferentes hospitales de la región, entre ellos, La Paz, Ramón y Cajal, 12 de Octubre, La Princesa, el Niño Jesús e Infanta Sofía. Hasta el lugar del accidente se han acercado ya familiares de las víctimas para conocer de cerca el estado de sus allegados, en tanto que la Comunidad de Madrid y la Cruz Roja han desplazado hasta allí servicios de atención psicológica para ayudarles. A pesar del suceso, el tráfico aéreo en el aeropuerto se encuentra operativo esta tarde "con regulaciones", en una instalación en la que se suelen realizar 38 operaciones a la hora. El titular del Juzgado de Instrucción número 11 Madrid, que se encuentra de guardia, se ha hecho cargo de la investigación de las causas del accidente y se ha desplazado hasta el aeropuerto al frente de una comisión judicial para proceder al levantamiento de los cadáveres y practicar las primeras diligencias. Los cuerpos de los fallecidos serán trasladados a un pabellón del recinto ferial de Madrid (IFEMA), al igual que se hizo en el atentado del 11-M, donde la Policía Científica y un equipo de un mínimo de veinte forenses procederán a las labores de identificación. Familiares de las víctimas del vuelo Spanair JK5022 vuelan esta tarde desde Gran Canaria a Madrid en un avión facilitado por esta compañía, que también ha previsto la salida de otra aeronave desde Palma de Mallorca con un equipo de trabajadores voluntarios de la compañía para reforzar el operativo de emergencia. Desde el momento en que se conoció el accidente se han sucedido las muestras de condolencia y de consternación por parte de las principales instituciones del país ante el trágico suceso. Así, la Familia Real está siguiendo de cerca los acontecimientos "consternada" y el Rey Juan Carlos está en contacto permanente con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y con otros miembros del Gabinete, que le proporcionan información puntual. Por su parte, Zapatero ha suspendido sus vacaciones en Doñana para trasladarse a Barajas y poder así seguir de cerca el suceso, al igual que la vicepresidenta primera del Ejecutivo, María Teresa Fernández de la Vega. También los ministros del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y de Fomento, Magdalena Alvarez, siguen 'in situ' los acontecimientos, así como el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón. Los tres se han reunido en una sala de crisis del aeropuerto para coordinar el operativo puesto en marcha en las últimas horas. El líder de la oposición, Mariano Rajoy, también ha suspendido sus vacaciones en Galicia para desplazarse a Madrid, y ha trasladado sus condolencias a los familiares de las víctimas, tal y como también han hecho otros partidos e instituciones. La Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid han decretado tres días de luto oficial a partir de mañana y, así, las banderas de todos los centros oficiales de la región ondearán a media asta los días 21, 22 y 23 de Agosto.