Día negativo en Europa que representa una vuelta a la baja haciendo que no podamos superar los máximos del año y muy pendientes de que el dinero invertido las nuevas correlaciones se mantenga, ya que el movimiento de ayer fue tan grande, que muchos tienen el gatillo fácil a la hora de recoger beneficios si la situación no se ve lo suficientemente clara. El entorno inflacionario sigue aumentando la rentabilidades de la deuda y haciendo daño a las utilties. Las tecnológicas también se han visto muy dañadas porque el nuevo presidente de Estados Unidos no es amigo de reducir costes a base de cambiar de sitio la producción, lo que puede augurar una época de aumento de costes y por siguiente, de beneficios.
 
 La sesión de hoy en los mercados ha sido casi tan apasionante como la de ayer, porque hoy hemos sido testigos de más movimientos estratégicos que ayer.

Por un lado, el entorno inflacionario sigue presionando las rentabilidades al alza de la deuda pública y la deuda privada, algo que es positivo para el sector bancario, asegurador y de servicios financieros.

El entorno inflacionario viene por las esperanzas de una reurbanización de Estados Unidos que está haciendo que los precios de las materias primas se disparen mucho, por ejemplo el 4% del cobre, y eso está haciendo que las mineras hayan sido las estrellas de la sesión con subidas superiores al 20% en algunos valores, ya que la situación financiera del sector es mucho mejor que hace años porque todo este tiempo se han estado dedicando a reducir la deuda, por lo que si hay otro país que tira de la construcción de infraestructuras, su margen de beneficio será mucho más alto.

Sin embargo, el entorno inflacionario tiene también sus efectos secundarios y lo han sufrido las Utilities. El súper sector en Europa ha descendido más del 4% y en Estados Unidos estaba cayendo más del 2,8%, ya que la seguridad que ofrecía su dividendo se ve en peligro cuando aumenta la rentabilidad de la seguridad de la deuda pública. Pero es que esto no ha acabado aquí, ya que el sector tecnológico en Estados Unidos también ha sufrido mucho haciendo que se abra la posibilidad de no poder superar la zona de máximos del año en el Nasdaq. La cuestión sigue siendo la misma, el nuevo presidente de Estados Unidos está en contra de haber sacado las fábricas fuera del país, por lo que todo el mundo cree que si existe la obligación de traer la producción al país, los márgenes desaparezcan e incluso haya problemas de comercialización en todo el planeta porque el nuevo presidente no es amigo de acuerdos comerciales.

En general, comenzamos abriendo al alza en Europa pero hemos acabado lejos de máximos y en negativo precisamente porque las ganancias en el día de ayer fueron tan rápidas, que los que se quedaron con la patata caliente al final de la sesión, se han visto sorprendidos por la vuelta a la baja y han empezado a vender para evitar pérdidas, lo que ha generado un efecto dominó.

Los institucionales al cierre de ayer participaron de la mejora y han dejado un muy ligero saldo comprador, pero ahora hay que confirmar que siguen así o simplemente hicieron la operación del año y todo se queda en nada.
Vamos con la crónica completa de la sesión:

Se espera una apertura alcista en Europa para acabar de realizar la extensión de las ganancias que hizo Wall Street en el día de ayer y que puso al Dow Jones a tocar los máximos del año.
 
 
La sesión de ayer en los mercados fue sorprendente de principio a fin, aunque la sombra del Brexit es muy alargada.
Lo impensable otra vez sucedió y otra vez las encuestas y análisis electorales fallaron, exactamente igual que en el referéndum de salida de la Unión Europea por parte de Reino Unido.

Precisamente, la relativa cercanía entre ambos eventos, hizo que el mercado tuviera muy estudiado todo lo que pasó en el primero por si teníamos una repetición de la jugada en el segundo. El hecho de que el Banco de Inglaterra moviese ficha para apoyar la economía y se activaran las correlaciones propias de ver un desplome en la libra, tuvo al mercado muy preparado para lo que podía venir, incluido un aumento significativo de la volatilidad.

Hillary Clinton no ganó y los sectores y valores que principalmente se iban a ver perjudicados por su victoria fueron los más favorecidos. Todos ellos dentro del sector de cuidados de la salud precisamente por tener el camino despejado las biotecnológicas de la amenaza de una regulación de los precios de sus tratamientos que no hace más que subir en el tiempo.

El mercado dio una elección a todo el mundo acerca de cuáles son realmente sus valores, pues todo el mundo se puso a ver dónde podía estar el potencial beneficio bajo la nueva administración, y el dinero entró en tromba.


La moneda mexicana fue duramente castigada y eso hizo que los valores españoles con intereses en el país también fueran castigados, como por ejemplo el BBVA.

Sin embargo, el tono conciliador del discurso de la victoria del actual presidente de los Estados Unidos, relajó los nervios en el mercado tras decir que sería un presidente para todos los ciudadanos. Las referencias a que va a reconstruir las ciudades y también recuperar a los ciudadanos olvidados en el país, aumentó la perspectiva de proteccionismo y de inversión pública en infraestructuras, por lo que el sector de la construcción ve una puerta abierta a más contratos en el país. Además, su referencia a reconstruir las ciudades dañadas fue directamente hacia Detroit, cuna de la industria automovilística de Estados Unidos, lo que en un principio sentó mal a las exportadoras europeas.

La apertura en Europa fue extraordinariamente bajista tras un desplome del 5% de los mercados en Japón y nos mantuvimos en negativo buena parte de la sesión, con un movimiento muy brusco de pérdidas en el dólar, llegando a superar el -2.5% en el cruce contra el yen japonés. Sin embargo, la demanda de activos de seguridad como la deuda alemana o el franco suizo no era suficiente como para buscar una correlación con las pérdidas en los activos de riesgo. En cuanto el dólar cortó las pérdidas y empezó a mejorar, se dio todavía más potencia al rebote en los activos de riesgo.

Wall Street abrió muy ligeramente a la baja, muy lejos de las pérdidas que presentaba Europa, así que el rebote siguió en el viejo continente. El mercado se puso a buscar las nuevas correlaciones y dónde estaría el potencial dinero bajo la nueva administración, así que el Dow Jones de industriales acarició el máximo anual que se generó nada menos en agosto, impulsado también por la rotura al alza de la directriz bajista desde los máximos anteriores más relevantes. Recordemos que el primero superar los máximos anuales sueldo unión de transportes, tal como podemos ver aquí.


a1


El Nasdaq compuesto acabó con un incremento del 1.11% con un sabor ciertamente agridulce porque el nuevo presidente se quejó de que Apple crease sus productos en China, por lo que no sabemos si puede haber algún movimiento político de represalia. La compensación la tuvimos en las biotecnológicas cuyo ETF subió nada menos que el 13% precisamente porque no ganó Hillary Clinton.

La volatilidad, que se había sostenido por encima de la media de 200 sesiones, cayó nada menos que el 20%.
Además, el dólar index subió el 0.7%.

El sector bancario fue otro de los beneficiados porque los futuros sobre fondos federales apenas se movieron con la victoria de Trump, así que el mercado sigue viendo que la Reserva Federal subirá tipos el mes que viene.

Ya metidos en la sesión de hoy, Japón está recuperando todo lo perdido en el día anterior, pues después de un desplome del 5%, hoy el Nikkei está recuperando el 7%. Esto no está pasando sólo dentro de Japón, sino que los índices globales de Asia y pacífico sin contar Japón, también están recuperando el 2%, gran parte de lo perdido el día anterior que fue el -2,4%.

Una vez más, lo más repetido por todos los operadores fue el tono conciliador del discurso de la victoria. Mucho cuidado también con las perspectivas sobre la subida de tipos el mes que viene por parte de la Reserva Federal, porque ya hay algunos que no tienen tan claro que se pueda producir.

Siguiendo dentro de Japón, hoy hemos conocido los pedidos de maquinaria del mes de septiembre y tenemos una sorpresa negativa pues se esperaba que mantuviésemos las cifras negativas pero que se redujesen considerablemente, pasando de -2,2% a -0,8% y la realidad es que empeora la situación pues queda en un descenso de -3,3%.

Punto de movimiento en Alemania tenemos dos, ya que Siemens ha presentado los resultados que crecen con respecto al año anterior pero se quedan peor de lo esperado. Además, DeutscheTelekom presentó no resultados que crecen cerca del 30% con respecto al mismo período del año pasado con una fuerte presencia de mejora en T-Mobile dentro de Estados Unidos.

Para que veamos lo que significa que Hillary Clinton no haya ganado para el sector de cuidados de la salud, Siemens tiene planes de sacar a bolsa su unidad de cuidados de la salud, algo que quizá nos hubiesen planteado si Hillary Clinton estuviese en el poder. También es cierto que cabe la posibilidad de que este movimiento sea para separar los activos más atractivos de los menos atractivos, así que parece que van a centrar sus esfuerzos en los puntos más fuertes que tienen, la automatización y electrificación.

Generali tiene un beneficio que desciende el 6% debido a que se sigue notando el entorno de bajos tipos de interés.
Continental también en un descenso del beneficio del 41% por un incremento de los costes, pero intenta compensar diciendo que el último trimestre del año puede ser fuerte.

En cuanto a datos macroeconómicos en Europa tenemos:

08h45: producción industrial de Francia.

10h00: producción industrial de Italia.


Europa se despertó con más subidas poniéndose al día de la ola de recuperación que tuvimos ayer y que ya ha dado la vuelta al planeta con el Nikkei subiendo cerca del 7%. Además, ayer Wall Street extendió la subida hasta que el Dow Jones de industriales tocó los máximos anuales, así que hoy se ha realizado la subida que ayer se produjo en los mercados de futuros en el nocturno.

Las cosas no ha cambiado absolutamente nada y se sigue metiendo dinero en los sectores que se creen más beneficiados por las posibles políticas del nuevo presidente de los Estados Unidos y, sobre todo, en los que tenían pinta de ser más perjudicados si Hillary Clinton llegaba al poder, que estaban más perjudicados que el resto porque las encuestas la daban como favorita para ganar las elecciones presidenciales.

Varias cosas a tener en cuenta.

No debemos perder de vista que lo que ha ganado las elecciones en Estados Unidos no es más que una visión proteccionista de la situación económica global, por lo que un movimiento de este tipo lo que trae es un aumento del gasto público, mayores inversiones en las infraestructuras, bajada de impuestos y también mayor inversión en las infraestructuras. Sólo con decir esto ya tenemos un incremento de la inflación, también mayor demanda de materias primas y todo lo que ello representa.
Si hablamos de mayor inflación, hablamos de la necesidad de subir las rentabilidades de todo lo que huela a renta fija, tal como está pasando porque ayer tuvimos una subasta de deuda a 10 años que volvió a subir tipos y que hizo que el futuro sobre deuda alemana a 10 años crease un nuevo mínimo mensual.

Si hablamos de subidas de rentabilidad en la deuda fija y subidas de tipos de interés junto con más inflación, lo que tenemos es un escenario más propicio para los bancos, así que ayer el sector bancario del SP 500 fue el mejor con un incremento nada menos que del 4,25%. Esta situación es positiva para los bancos de Estados Unidos, también es positiva para los europeos, y ahora mismo el sector bancario de Europa es el mejor con un incremento superior al 2%.

Si la renta fija aumenta la rentabilidad y se atisban subidas de tipos para controlar la inflación por parte de la Reserva Federal, quienes más salen perjudicadas son las utilities, pues su dividendo empieza a ser menos importante porque hay otros sectores que representan más rentabilidad en un momento en donde el riesgo puede aceptarse un poco más. Este sector dentro del SP 500 fue el peor con un descenso nada menos que del -3,68%.

Dando un vistazo a cómo quedaron los valores del Dow Jones en el día de ayer, observamos que Carterpillar fue una de las mejores con un incremento del 7%. Este valor es muy importante porque une crecimiento mundial por un lado y las materias primas por otro. Durante la crisis, parte de su crecimiento estuvo volcado en los mercados emergentes pero según China fue desacelerando, la minería también estaba dando pasos hacia atrás y la compra de nueva maquinaria pesada se fue frenando. Sin embargo, si Estados Unidos comienza una especie de reurbanización del país, aumentarán la demanda de maquinaria pesada y encima, norteamericana, así que este valor es clave porque mezcla las dos cosas. El super sector de recursos básicos estaba subiendo más del 3% en Europa y cierra con +2%

El mercado en Europa ha tenido un ligero paso atrás en cuanto en el corto plazo hemos alcanzado la sobrecompra, donde muchos han cerrado operaciones precisamente porque abrimos la sesión de ayer en fuerte sobreventa, así que hemos ido de un lado a otro del oscilador. Sin embargo, hemos encontrado más factores de apoyo, como las palabras del presidente de Siemens que pide un voto de confianza al nuevo presidente de Estados Unidos diciendo que ve oportunidad de negocio si se aumenta la inversión en infraestructuras. Algo importante que ha dicho es que no le preocupa mucho que la nueva administración esté más a favor de los combustibles fósiles que los renovables, ya que su compañía no depende exclusivamente de las subvenciones gubernamentales de cara a las renovables.

Eso que ha dicho el presidente de Siemens es vital porque ese giro hacia las renovables puede haberse cortado en Estados Unidos y trae un cambio de miras realmente espectacular, así que ya veremos qué pasa con Tesla y su ecosistema.

El mercado de divisas también está corroborando la nueva hipótesis de trabajo que tenemos encima de la mesa, sobre todo la de una mayor inflación, pues el eurodólar acabó ayer perdiendo bastante y ahora mismo se está acercando los mínimos del mes pasado perdiendo -0,42%. De la misma manera, el dólar yen está subiendo 1,1% y mucha atención a este cruce porque cuanto más arriba esté, mayor es la perspectiva de diferencias entre los dos bancos centrales de los dos países, lo que puede favorecer un movimiento de apalancamiento que acabe metiendo más dinero los activos de riesgo, algo que es favorable para los mercados en el medio plazo.

Abrimos la sesión norteamericana al alza, pero nos está costando muchísimo mantener las ganancias porque aunque algunos índices de Estados Unidos han conseguido crear máximos anuales, como por ejemplo el Dow Jones de industriales, otros lo están teniendo muy difícil como por ejemplo el Nasdaq, así que a la primera de cambio se están recogiendo beneficios a toda prisa de las fuertes subidas anteriores.

Las correlaciones que se iniciaron ayer sigue estando encima de la mesa, sólo que con mejoras menos ostentosas en cuanto a las subidas, pero lo que son las bajadas, aquí sí que estamos teniendo verdaderos problemas.

Lo más palpable en el día de hoy es que se sigue descontando un entorno inflacionario porque la deuda pública en el mercado secundario sigue desplomándose en precio y por ejemplo el futuro del bono alemán a 10 años está cayendo casi 170 puntos en un solo día, una caída que empieza ya tener cifras parecidas a las del día de ayer.

Si la renta fija empieza a aumentar la rentabilidad, la seguridad y rentabilidad del dividendo de las Utilities ya no es tan importante, así que en estos momentos el súper sector en Europa está descendiendo nada menos que -4,54% con caídas realmente importantes dentro de las españolas que están compensando de sobra los fuertes incrementos que está teniendo la banca mediana. Por ejemplo, en ENAGAS está descendiendo -6%, Red Eléctrica -5%, Endesa -4%, Iberdrola -3,82%. A nivel europeo, algunas están descendiendo -8%.

El sector bancario sigue muy apoyado y el europeo está subiendo 3,56% salvo el BBVA que vuelve otra vez a perder más del 1% pensando en las pérdidas que va a tener de su posición en México.

Ahora mismo sólo el Dow Jones esta en positivo, ya que el Nasdaq y el SP 500 están en negativo y se ha ganado tanto dinero en tan poco tiempo que muchos querrán meterlo en el bolsillo directamente, lo que puede desatar algunas recogidas de beneficio violentas y debemos tener cuidado.

El primer factor que apareció como lastre es ese comentario de la Agencia Internacional de la Energía diciendo que veía un 2017 en términos de producción igual que en 2016, ya que la OPEP vuelve a marcar un nuevo máximo de la misma y no se ve atisbo de intención de llegar a un acuerdo sobre ella por parte de los productores.

El saldo de las instituciones al cierre de ayer hay que tomarlo con prudencia pues han salido ligeramente de la neutralidad para pisar el terreno comprador con un saldo muy pequeño. La actividad sigue siendo baja, pero es un primer paso. Evidentemente, lo que vimos ayer fue de tal magnitud que era raro ver que no participasen de alguna manera, pero de ahora en adelante debemos tener suma cautela con lo que pueda pasar.

Se mantiene la amenaza de un aumento de producción mientras no hay acuerdo entre los productores para congelarla

Tenemos tres cosas encima de la mesa en lo que respecta al mercado del crudo:

La primera de ellas es ese constante incremento del número de instalaciones petrolíferas en activo que calcula todas las semanas Baker Hughes.

El segundo son los aumentos de la reservas semanales de crudo de Estados Unidos que hemos tenido tanto esta semana como la anterior, evidentemente hacen que se piense mucho más en el punto anterior.

El tercero son esas constantes intervenciones verbales desde los productores diciendo que van a llegar a un acuerdo pero que nunca llega.

Sumando todo lo anterior, la Organización Internacional de la Energía pone otros datos encima de la mesa que hacen que el primer y segundo punto ganen al tercero.

En concreto, en su informe más reciente dicen que la producción de crudo de la OPEP toca máximos históricos en octubre subiendo 230.000 barriles por día hasta un récord de 33,83 millones de barriles por día en octubre, lo que deja claro que están muy por encima del rango de producción que habían puesto encima de la mesa en ese supuesto acuerdo. Esto significa que si se llega una congelación de la producción, será en unos niveles tan altos que será difícil ver una reducción de las reservas, muy al estilo del paro estructural de cualquier país. Si el acuerdo de congelación se realiza sobre las cifras que se han puesto encima de la mesa as, entonces significaría que habría una reducción de la misma.

La recuperación de la producción en Nigeria ha sido decisiva para ver este aumento y lo mismo pasa en Libia. Si esto sigue así, el aumento de la producción parece que no va a cesar y 2017 volverá a ser en este sentido muy similar a 2016, ya que sigue aumentando la producción, pero la demanda se espera que en 2017 se mantenga igual que en 2016, cerca de los 1,2 millones de barriles por día.

Reino Unido está encantado con el nuevo Presidente de EEUU

En realidad los dos van del mismo palo, los dos nuevos gobiernos, y la idea es de volver a formar otro eje de colaboración como hubo en el pasado y que refuerce que Reino Unido está fuera de Europa

El Ministro de Finanzas de Reino Unido dice que la posición de Reino Unido es que la economía está bien apoyada por la apertura de mercados y el libre comercio y que este último es la clave para poder dar una prosperidad sostenible.

Con respecto a Estados Unidos, dice que con ellos tienen una relación viva, buena, fuerte y profunda y que la Primer Ministro hablará con él nuevo presidente del gobierno a final del día.

Constancio, del BCE, ya habla de normalización de la inflación

Constancio, del BCE, dice que confía en que la recuperación de la zona euro continuará. También cree que el desempleo estará por debajo del 10% el año que viene pero que se puede esperar que para primavera del año que viene la inflación esté bien por encima del 1% aunque el que la inflación subyacente no esté acelerando siga siendo un motivo de preocupación. En general, confía en el camino de cara a la normalización de la inflación.

… Y ya saben lo que significa la normalización de la inflación, que el Banco Central Europeo puede pensar en el cortar el QE porque los alemanes le van a saltar a la yugular.

Los resultados empresariales destacados hoy en Europa:

- Siemens presenta unos resultados del tercer trimestre con unos beneficios netos de 1150 millones de euros, por debajo de los 1260 esperados pero subiendo desde los 959 del mismo período del año pasado.

Las ventas suben hasta los 21.950 millones de euros, lo que representa un incremento del 3%.

A pesar de la cifra anterior, los nuevos pedidos se sitúan en 20.330 millones de euros, un descenso del 14% por una bajada en la demanda dentro del sector de la energía eólica y gas.

Por lo que respecta a las perspectivas, en 2017 espera unos beneficios por acción que se mueven en la horquilla de 6,8 € a 7,2, subiendo desde los 6,74 del año pasado.

- Deutsche Telekom presenta resultados con unos beneficios netos de 1050 millones de euros, un incremento del 30% nada menos.

Las ventas se sitúan en 18.100 millones de euros, una subida del 5,9% con respecto al mismo período del año pasado, especialmente por el apoyo que ha tenido de la filial norteamericana que sube las ventas hasta los 9200 millones de dólares, un incremento del 18%.

Con respecto a las perspectivas, mantiene su objetivo para todo el año de un incremento del EBITDA del 6% hasta alcanzar los 21.200 millones de euros. Para las ventas, también tienen mente que se incrementen tanto este año como el que viene.

- AstraZeneca ha presentado unos beneficios netos de 1000 millones de dólares en el tercer trimestre, subiendo fuertemente desde el año pasado en un incremento de nada menos que del 32%, por encima de lo esperado. Si ajustamos, el beneficio operativo baja al 2% está los 1700 millones de dólares y si también quitamos las divisas, el descenso es del -13%.

Con respecto a las ventas, caen hasta los 5700 millones de dólares, una bajada del 4% y se sitúan por debajo de lo esperado. Quitando los movimientos en las divisas,

Parece que la anterior no tiene sentido, pero es que se ha visto beneficiado por un movimiento fiscal entre Canadá y las autoridades fiscales tanto de Reino Unido como de Suecia que se cifran en un beneficio extra de 450 y 3 millones de dólares.

Los resultados empresariales destacados hoy en EEUU:

- Kohl’s ha presentado resultados con unos beneficios netos de 0,83 $, por encima de lo esperado que eran 0,70 $ y subiendo desde los 0,63 $ del año pasado.

Las ventas bajan hasta los 4330 millones de dólares desde los 4430 del año pasado, pero mejor de lo esperado. Las ventas en centros con más de un año bajan el -1,7% pero en lo esperado.

Algo que va a gustar mucho a los inversores es que aumenta su programa de recompra de acciones propias hasta los 2000 millones de dólares, mientras mantiene sus objetivos de beneficios por acción ajustados para este año en la horquilla de 3,8 $ a cuatro dólares. Esto está haciendo que suba cerca del 7% en preapertura.

- Macy’s presenta unos resultados con unos beneficios por acción de 0,05 $, mucho peor de lo esperado que eran 0,41 $ y bajando fuertemente desde los 0,36 $ del año pasado. Ajustados son beneficios de 0,17 $, muy por debajo de lo esperado.

Las ventas del tercer trimestre bajan hasta los 5.626 millones de dólares desde los 5874 del año pasado, muy ligeramente por debajo de lo esperado. Las ventas en centros con más de un año caen -2,7%, un poco mejor del -2,8% esperado.

Reafirma su objetivo de beneficios por acción ajustados para todo el año en la horquilla de 3,15 $ a 3,4 $. Sube la perspectiva para ventas en centros con más de un año para todo el año desde una horquilla de bajada de -3% a -4% a una de -2,5% a -3%.

Los datos de Europa de hoy:

Francia:

- lectura preliminar de la creación de empleo no agrícola de Francia del tercer trimestre acelera hasta un crecimiento del 0,3%, mejor de lo esperado que era mantenerse en el 0,2%.

- Producción industrial de Francia del mes de septiembre nos da una sorpresa muy mala porque pasamos de un crecimiento del 2,3% a un descenso del -1,1%. Si se esperaba que fuese una cifra negativa pero no tan fuerte, pues el mercado tenía la cabeza una bajada de -0,3%.

Italia:

Producción industrial de Italia del mes de septiembre pasa a negativo desde un crecimiento del 1,8% a una retracción del -0,8%, aunque es menos de lo esperado que era del -1%.

El retroceso anterior se notan las cifras interanuales pues pasamos de un crecimiento del 4,4% a uno del 1,8%, peor de lo esperado que era seguir creciendo el 2,2%.

Los datos de EEUU de hoy:

- Peticiones de desempleo semanales en Estados Unidos quedan en 254.000, por debajo de lo esperado que era bajar a 260.000 desde las 265.000 anteriores.

La media de cuatro semanas sube un poco hasta 259.750 desde 258.000.

El total de perceptores sube a 2,041 millones de personas desde los 2,023 millones.

Miel sobre hojuelas para la Reserva Federal, porque el mercado laboral sigue siendo suficientemente fuerte como para pensar en una subida de tipos el mes que viene.

Debemos estar atentos porque poco a poco las correlaciones están cambiando y había miedo a una subida de tipos de interés antes de lo previsto, pero el nuevo presidente del gobierno va a crear un entorno inflacionario, por lo que está prácticamente asegurado que se tenga que subir los tipos de interés. Por lo tanto, cuanto más suba la rentabilidad de la deuda en el mercado secundario, más sensación habrá de que ese entorno inflacionario va a ser real y eso puede dar más cuerda a los mercados.
Otra cosa será cuando ya se había descontado mucho y entonces vuelva el miedo a que suban los tipos de interés. Por lo que respecta al mercado en este momento, sabor agridulce para la bolsa, mal dato para los bonos y buen dato para el dólar.

Resumiendo la sesión, día negativo en Europa que representa una vuelta a la baja haciendo que no podamos superar los máximos del año y muy pendientes de que el dinero invertido las nuevas correlaciones se mantenga, ya que el movimiento de ayer fue tan grande, que muchos tienen el gatillo fácil a la hora de recoger beneficios si la situación no se ve lo suficientemente clara. El entorno inflacionario sigue aumentando la rentabilidades de la deuda y haciendo daño a las utilties. Las tecnológicas también se han visto muy dañadas porque el nuevo presidente de Estados Unidos no es amigo de reducir costes a base de cambiar de sitio la producción, lo que puede augurar una época de aumento de costes y por siguiente, de beneficios.