Airbus se mostró satisfecha tras el informe de la Organización Mundial del Comercio que declara “ilegales” las subvenciones recibidas por Boing del Gobierno de Estados Unidos.

Estas ayudas que se llevaron a cabo en 1989 y 2006, por un valor de 5.300 millones de dólares, habrían supuesto pérdidas de 45.000 millones de dólares para Airbus, tal y como explicó el fabricante europeo. "Boeing ha recibido y sigue recibiendo subvenciones que tienen un efecto significativamente mayor de distorsión que los préstamos reembolsables que recibe Airbus. Es hora de que Boeing deja de minimizar los efectos de los masivos e ilegales subsidios que recibe", defendió Rainer Ohler, portavoz de Airbus.

Por parte de Airbus, este dictamen de la OMC viene a ratificar los años de "acusaciones infundadas" y de "intentos de demonizar" a Airbus. La fabricante europea cree que sin las subvenciones a la I+D+i en el sector aeronáutico, Boeing no podría haber sido capaz de lanzar su 787, conocido como 'Dreamliner'. En esta línea, apuntó que las ayudas permitieron a Boeing bajar sus precios y asegurarse las ventas provocando una distorsión en el mercado que afectó a Airbus en una "desventaja significativa".

La cotización actual (19.24 horas) de Boeing en Nueva York está aumentando alrededor del 0,30%, 74,02 el precio de su acción. Airbus (EADS), cerró en Frankfurt con una caída del 0,60% colocando su acción en 20,63 euros.