La firma aeroespacial europea EADS quiso evitar entrar en una nueva polémica sobre su avión militar de transporte A400M, que está sufriendo retrasos, después de que el consejero delegado de su filial Airbus mencionase la posibilidad de abandonarlo. La disputa sobre los retrasos al mayor proyecto militar de Europa se intensificaron a pocos días de una cumbre de la OTAN a la que acudirá los siete países que han presentado los pedidos de aviones por un valor de 20.000 millones de euros.