La filial de la aseguradora AIG, Chartis, ha alcanzado un acuerdo para transferir National Indemnity Company (NICO), filial de Berkshire Hathaway, las potenciales responsabilidades derivadas de su amianto en cartera por un montante que podría llegar a los 3.500 millones de dólares.

Para ello, ha abonado 1.650 millones de dólares a la filial de la compañía de Warren Buffet. Según el acuerdo alcanzado, Chartis "cederá la mayor parte de sus responsabilidades netas relacionadas con el amianto bajo un acuerdo retroactivo de reaseguro con un límite agregado de 3.500 millones de dólares".

El acuerdo, que forma parte de la estrategia de reducción del riesgo de la entidad, cubre la exposición potencial a causas relacionadas con el amianto excepto aquellas ya provisionadas hasta su correspondiente límite de responsabilidad por Chartis u otras exposiciones secundarias asumidas por alguna de las filiales de la entidad.