El sistema de respuesta de emergencia de la Agencia Internacional de Energía (AIE) a trastornos en el abastecimiento de petróleo es "robusto y eficaz", pero "la complacencia no es una opción" dado el aumento de los riesgos en el futuro, advirtió hoy el director de la institución, Nobuo Tanaka. Las reservas actuales de los países miembros de la AIE equivalen a unos 122 días de importaciones netas, agregó Tanaka, con motivo de la publicación de un nuevo informe de la agencia sobre seguridad energética y respuesta de emergencia.
Las reglas de la AIE obligan a sus países miembros a tener reservas equivalentes a al menos 90 días de importaciones netas. A finales de 2006, los miembros de la AIE tenían reservas de 4.100 millones de barriles de crudo o productos refinados, de los cuales un 64% estaba en manos de la industria y el resto en manos de los Gobiernos, según el estudio. Los stocks en manos gubernamentales suelen tener una mayor proporción de crudo que de productos refinados, mientras que lo contrario se aplica a las reservas en poder de la industria. También hay diferencias según las regiones en la composición de las reservas. "Nuestras continuas revisiones y test demuestran que nuestro sistema de respuesta de emergencia es robusto y que los miembros (de la agencia) están dispuestos a utilizarlo", indicó Tanaka, según un comunicado de la institución. El riesgo de trastornos en el abastecimiento de petróleo ha crecido en los últimos años y seguirá creciendo en el próximo futuro, según la AIE, que reúne a los principales países consumidores de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). El crecimiento de la demanda, el hecho de que las reservas petroleras se concentren en cada vez menos países, la concentración del uso del petróleo en el sector del transporte, y la insuficiencia de las inversiones en las capacidades de producción agravan el potencial de trastornos en la oferta petrolera en un mercado petróleo "tenso", según el informe. "Tener reservas estratégicas de crudo para afrontar trastornos es una importante póliza de seguro", según Tanaka. El nuevo estudio, que analiza a los 26 países miembros de la AIE, así como a Polonia y Eslovaquia que pronto ingresarán en la agencia, revela cambios significativos desde el anterior, de 2000. La capacidad de la AIE para reaccionar rápida y eficazmente a trastornos a corto plazo en el abastecimiento fue testada en 2005 cuando el huracán "Katrina" devastó infraestructuras de producción de crudo y refinado en el Golfo de México. En un plazo de 24 horas, los países de la agencia acordaron poner a disposición de los mercados 60 millones de barriles procedentes de las reservas. "El sistema de emergencia funcionó. Los mercados se calmaron", dijo Tanaka. Según la AIE, el estudio muestra el aumento de la solidez y flexibilidad de ese sistema, cuya eficacia se mantiene gracias a revisiones periódicas y al ajuste de mecanismos para mitigar los efectos de una penuria en la oferta de crudo. Además, la AIE ha dialogado e intercambiado puntos de vista con países emergentes clave sobre la seguridad energética y la creación de reservas estratégicas de crudo. El estudio, según la AIE, muestra cómo China, la India y países de ASEAN progresan en ese ámbito, con reservas de emergencia.