El presidente de Aguas de Barcelona (Agbar), Jordi Mercader, ha anunciado hoy inversiones en los negocios de agua y salud por valor de 1.100 millones de euros en los próximos tres años, tanto en España como en el extranjero, y ha descartado la venta de la aseguradora Adeslas. En una rueda de prensa posterior a la junta de accionistas, Mercader ha confirmado la presentación de cinco ofertas por Applus+, filial de certificación e inspección que se ha puesto a la venta a partir de un precio superior a los 1.000 millones de euros.
Fondos de inversión como Carlyle, además de Bureau Veritas, gigante francés del sector de la inspección y la certificación, se encuentran entre los cinco candidatos, que están en pleno proceso de valoración de los activos de Applus+ antes de presentar sus ofertas definitivas. En este proceso de venta, tanto Mercader como el director general de la compañía, Angel Simón, se han mostrado muy cautos y apenas han expresado su simpatía por la participación de socios catalanes en la oferta ganadora, como quiere la Generalitat, y han confirmado que no se procederá a una venta troceada de Applus+. Los miembros del consejo de administración estarían "más contentos si fuese así", ha afirmado el presidente de Agbar en referencia a la presencia de socios catalanes en la operación, antes de añadir que esta posibilidad "se nos escapa" y de reiterar que el objetivo es "defender los intereses de los accionistas". Mercader ha apostado por "aislarse al máximo de las presiones de todo tipo" procedentes de las compañías ofertantes, sobre todo después del precedente de la operación frustrada protagonizada por el fondo de inversión británico Candover, que ofreció 1.015 millones de euros en julio del año pasado por el grupo presidido por Ernesto Mata. Los principales directivos de Agbar sí que han informado de que el dinero obtenido en esta venta se canalizará fundamentalmente al negocio del agua y a nuevas actividades relacionadas con el medio ambiente, como el tratamiento de fangos de depuradoras, además de suponer una reducción "importante" de la deuda y una plusvalía "significativa". Mercader ha justificado la venta de Applus+ en base a la diferencia entre la valoración interna de la compañía efectuada a finales de 2005 y cifrada en 700 millones de euros, y la cantidad ofrecida por Candover en julio del año pasado: 1.015 millones. Una vez presentada la opa de La Caixa y Suez, socios de referencia de Agbar, sobre el 100% de la compañía, previsiblemente en septiembre, el grupo de servicios elaborará antes de finales de año un plan estratégico de cara a los próximos tres ejercicios. La opa de La Caixa y Suez, que está pendiente de la autorización de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), permite reforzar la apuesta de estos socios de referencia por Agbar en un momento "de gran volatilidad en los mercados y operaciones corporativas que preocupan" a éstos, en palabras de Mercader. El director general se ha reafirmado en el interés de Agbar en la actividad del agua en mercados como China, Corea del Sur, Tailandia y Vietnam, aunque ha subrayado que en estos países "cuesta concretar los temas". En la junta, que ha reunido a 1.257 accionistas presentes o representados que sumaban el 64,3% del capital de Agbar, Mercader se ha decantado por crecer a través de operaciones de transferencia de tecnología y conocimientos en la gestión del ciclo integral del agua, como ocurrirá en el concurso ganado en Orán (Argelia), en vez de a partir de compras "masivas" y de "activos físicos". Sólo dos accionistas han preguntado durante una junta que apenas ha durado una hora y en la que se ha aprobado que el consejo de administración pase de trece a doce miembros como consecuencia de la salida del empresario Juan Abelló, que ha manifestado su compromiso de acudir a la opa con su paquete accionarial del 6,65%, y la elección de Joan Rosell como consejero independiente después de la finalización de su mandato.