La inversión a largo plazo, confiando en la evolución positiva de una compañía, cuando no se trata de una actividad “nueva” o en crecimiento y expansión, cuando se plantea sobre un negocio “maduro”, debería estar condicionada a la percepción de un retorno en forma de reparto de beneficios. Algo que no sucede con las acciones de Adolfo Domínguez desde julio del 2010.

La alternativa de buscar la inversión pensando en una apreciación de Adolfo Domínguez no se puede considerar por el momento ya que, además de presentar una tendencia bajista sin indicios que hagan sospechar el final cercano, sus ventas están dirigidas principalmente a los consumidores Españoles, en el segmento medio de consumo; mientras no haya indicios de recuperación y de creación de empleo en España, es difícil que podamos barajar previsiones de mejora de sus ratios fundamentales.

Por otra parte, la especulación con el precio de las acciones de Adolfo Domínguez, presenta alguna complicación añadida a la de otros valores más “grandes”: su baja liquidez. Estamos hablando de unas acciones que en el año 2011 tuvo una negociación media diaria de algo menos de 30.000 € en cada sesión y que, en los cuatro primeros meses de este año, ha bajado hasta una media de algo menos de 13.000 euros en cada jornada de contratación. Esa baja liquidez se traduce en que, por las dificultades de cobertura en el mercado, no vamos a encontrar instrumentos derivados y que la única forma de buscar hacer un negocio sea en el mercado de contado, en dirección alcista; primero comprando para después vender.

Precisamente ese ejercicio de comprar y vender en el mercado al contado va a resultar complicado, o perjudicial para los intereses del especulador o inversor. Una compra de un paquete no muy grande de acciones, pongamos 1000 acciones, si las hubiésemos negociado “a mercado” al poco de abrir el mercado esta mañana con las posiciones que podéis ver en el cuadro de más abajo, se hubiesen negociado de la siguiente forma:
- Compra de 1000 acciones. Aplicando un canon de bolsa a cada bloque, dado que se trata de distintos precios:
o 60 acciones a 3,81 cada una
o 400 acciones a 3,90 cada una
o 380 acciones a 3,96 cada una
o 100 acciones a 4,00 cada una
o Y 60 acciones a 4,33 cada una

- Venta de 100 acciones:
o 482 acciones a 3,40 cada una
o 250 acciones a 3,05 cada una
o 268 acciones a 3,00 cada una.

Un precio medio de 3,95 € por acción para la compra y de 3,20 para la venta, sin tener en cuenta los gastos asociados de la operación. Eso con una orden a mercado que nos garantizase que la orden se ejecutaría por completo, con una orden “limitada” o… -de la otra mejor no hablar- nos podríamos encontrar con que nuestra intención no se haya completado.

 
Tenedlo en cuenta.

Situación Técnica.
Si aún, después de haber leído lo anterior, seguís con la fijación de intentar sacar dinero de los movimientos de precios de estas acciones, asumiendo que la única dirección de especulación con las acciones de Adolfo Domínguez es al alza y la tendencia vigente es bajista sin que, en este momento esté rebotando desde algún soporte que pueda servir de referencia, el mejor consejo que creo que puedo daros es que esperéis a que se desarrolle algún tipo de movimiento lateral apreciable, como los que os señalo en el gráfico. La ruptura al alza de la resistencia que presente esa fase lateral os deberá servir como señal de compra y, como muy abajo, el soporte lo podéis tomar como referencia a perder para ejecutar un stop.
 


 
Si quiere opinar sobre Adolfo Domínguez y conocer las opiniones de nuestra comunidad de inversión, pinche AQUÍ.