ACS obtuvo un beneficio neto de 893 millones de euros en el primer semestre, frente a los 1.010 del año anterior, lo que supone una caída del 11,7%, debido a que en el mismo periodo del año anterior contabilizó los resultados extraordinarios procedentes de la venta de Continental Auto. En las cuentas remitidas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía explica que tampoco ha incluido la venta del 51% que quedaba pendiente de las autopistas chilenas, que de haberse contabilizado habría dado lugar a un incremento del beneficio del 17,5%, hasta los 1.188 millones.
La cifra de negocio del grupo alcanzó los 11.707 millones de euros, lo que supone un incremento del 12,5%, en tanto que el resultado bruto de explotación creció el 11,7% hasta los 1.909 millones.