Los consejos de Autostrade SpA y Abertis Infraestructuras SA han aparcado el proyecto de fusión que anunciaron el pasado 23 de abril por la falta de autorización para la operación confirmada por el Tribunal de Lazio y la entrada en vigor de una nueva normativa que no estaba vigente en el momento de la aprobación.
No obstante, ambos grupos aseguran en un comunicado conjunto que siguen convencidas del sentido industrial del proyecto y 'prevén que en un futuro se podrán dar las condiciones que permitan reconsiderar el proyecto y, a tal fin, se proponen proseguir conjuntamente en sus acciones así como en el diálogo con las instituciones'. De forma coherente con esta última decisión, Autostrade propondrá a los accionistas reunidos hoy en junta no aprobar la distribución del dividendo que formaba parte de la ecuación de canje y al que se condicionaba la operación 'al haberse producido circunstancias que, hoy por hoy, obstaculizan la ejecución de la fusión'. A las 11.22, Abertis subía un 1,26% a 22,50 euros, tras un máximo de 22,69 euros. Aunque los analistas siempre ensalzaron la lógica estratégica del proyecto, recalcaron los obstáculos interpuestos por el Gobierno trasalpino al proponer cambios en la normativa para las concesionarias de autopistas.