Wall Street se mueve al alza animada por los movimientos corporativos. Entre los más relevantes, destaca la compra del negocio farmacéutico de la compañía belga Solvay por parte del laboratorio estadounidense Abbott por 4.500 millones de euros en efectivo. Tras la operación Abbott repunta un 3,6%.