ABB se ha anotado en el tercer trimestre un crecimiento del beneficio neto del 86% a 738 millones de dólares (517,3 millones de euros), superando con creces las previsiones de los analistas. La destacada remontada del beneficio se debe a la constante demanda de infraestructuras de energía y gracias a mejoras operativas. Los analistas esperaban un resultado comprendido entre 551 y 744 millones de dólares para el gigante helvético-sueco de la ingeniería.