Es el valor que más ha subido durante la semana y, sin embargo, sigue sin ser su momentum. Los expertos reconocen que hay más dudas en torno a Sacyr que las alegrías que pueda dar su cotización. Eso sí, los inversores agresivos pueden encontrar su oportunidad en el valor siempre que supere los 5.4 euros.
Se podría considerar uno de los valores estrella de los últimos meses. Al menos, por estar en el disparadero informativo. Su acuerdo con Pemex para entrar en el accionariado de Repsol encendió la mecha de una compañía que hasta entonces había sido observada con recelo por parte de los analistas. Su alto endeudamiento en momentos en los que hay problemas sobre la refinanciación de un crédito “unido a la división de su accionariado, no es algo positivo para la gestión de una compañía”, reconoce Ofelia Marín Lozano, directora de análisis de Banca March. Un hecho que se hizo evidente cuando la Citibank, ING, RBS, BPI, Bank of America-merril Lynch, Lynch, Lloyds y Espirito Santo no dieron el visto bueno para refinanciar su parte del crédito concedido a la constructora para adquiri Repsol.

La constructora pide una ampliación de tres años en el plazo de amortización de los 4.900 millones que debe a un sindicato de más de 40 bancos. Las garantías son las propias acciones de la petrolera y tres filiales de Sacyr: Testa, Valoriza y Vallehermoso, con las que dice conseguir un ratio de cobertura del 150% sobre el saldo vivo.

Sin embargo, a pesar de las dudas que genera la constructora, técnicamente parece decir todo lo contrario. En la sesión de hoy supera el 3% de revalorización y alcanza los 5.16 euros. Ana Rafels, socia directora de Bolsacash admite que “a largo plazo el valor está muy debilitado y, aunque una y otra vez intenta retomar la tendencia alcista, no lo hace con mucha convicción”. Roberto Moro, de Apta Negocios admite que “precios de 5.40-5.45 euros me empezarían a animar porque además supondría la ruptura de la directriz bajista”. Mientras tanto, “no estaría en el valor”.

Salvo que sea un inversor agresivo. Entonces, Rafels recomienda esperar hasta los 5.4 euros “para tener la posibilidad de que se alcancen los 5.88 euros, teniendo en cuenta que ni siquiera supondrá el 38.2% de todo el movimiento bajista precio”. El potencial alcista - prosigue- podría llevarle hasta los 6.41-7.14 euros. Eso sí, “el valor debe respetar los 4.80-4.85 euros en al menos dos cierres diarios o uno semanal”, reconoce Moro.