Mientras, en el negocio de no vida las entidades bancarias ocupan algo más del 10%.

Según el estudio Competitors elaborado por DBK, la banca concentraba el 73% de la facturación por primas de seguros de vida en el año 2010. destaca, además, la pérdida de mercado por parte de los mediadores tradicionales - agentes y corredores/corredurías- en beneficio de los operadores de bancaseguros.