De esta forma, en el primer periodo (2001-2003) las empresas con pérdidas representaban el 6,1% del total, porcentaje que ha ido aumentando en los periodos siguientes hasta un total del 7,5% en 2007.Asimismo, a las empresas cada vez les resulta más difícil sobreponerse a una situación de pérdidas continuadas
, de forma que en el primer periodo analizado las compañías que no lograban recuperarse suponían el 77,2% del total.Este porcentaje aumentó al 83,3% en el segundo periodo (2003-2005) y continuó la tendencia ascendente en el tercer periodo (2005-2007) con un 89,4%.