La energética ganó 83 millones de euros a cierre del año, un 62,6% menos en comparación con el ejercicio anterior. 


Mientras el Ebitda moderó su caída hasta los 564 millones de euros, un 12,9% menos que en 2009. La compañía atribuye estos resultados al incremento de los costes financieros.