Los principales índices de la bolsa de Nueva York registran subidas en la apertura de la sesión, digiriendo el incremento de tipos que ayer llevó a cabo la Reserva Federal de EEUU. Mientras que en el Viejo Continente la clave de la sesión de hoy es la reunión del Banco Central Europeo, al otro lado del Atlántico la atención se centra en las operaciones corporativas, además de en la publicación de algunos datos macroeconómicos.

Apertura al alza en Wall Street después de que el parqué neoyorkino cerrase la sesión de ayer con descensos. La renta variable se vio presionada a la baja tras finalizar la reunión del Comité de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal (Fed), en la que el organismo subió los tipos de interés de referencia en 25 puntos básicos, hasta un rango objetivo de entre el 1,75% y el 2%, cumpliendo así las expectativas del consenso del mercado, que confiaba en que Jerome Powell realizaría un segundo incremento del precio del dinero de 2018.

Por otro lado, la Fed publicó las proyecciones de sus miembros sobre la evolución de los tipos de interés, uno de los elementos que el mercado más esperaba, pues la mayoría daba por descontado que la institución proyectaría hasta un cuarto incremento del precio del dinero este año, como así fue. El 'dot-plot' o diagrama de puntos varió ligeramente, de forma que tras esta reunión la mayoría de los gestores de la política monetaria del país norteamericano pronostican un total de cuatro subidas de tipos en 2018.

Además, la Fed elevó ligeramente sus proyecciones respecto al precio del dinero para 2019, cuando prevé que los tipos subirán hasta alcanzar un rango de entre el 2,9% y el 3,4%, frente al 2,8% y 3,4% anterior.

En cuanto a la evolución macroeconómica, la Fed mejoró su pronóstico de crecimiento para 2018 hasta el 2,8%, frente al 2,7% anterior, mientras que mantiene el crecimiento para 2019 y 2020 en el 2,4% y en el 2%, respectivamente.

En su discurso, el presidente de la Fed, Jerome Powell, detalló que los actuales niveles de inflación se deben a la escalada de los precios del petróleo y que es "posible" que estos empujen la tasa de inflación por encima del objetivo del 2% en los próximos meses.

Dejando a un lado al banco central estadounidense, según publica The Wall Street Journal, la Administración estadounidense estudia la implantación de nuevas tarifas arancelarias sobre importaciones procedentes de China en las próximas semanas, o incluso mañana. Así, altos funcionarios de la Casa Blanca, los departamentos de Comercio y del Tesoro y la Oficina del Representante de Comercio, se habrían reunido antes de la cumbre del G7 y habrían acordado que EEUU debería implantar dichas tarifas, inicialmente planeadas sobre 50.000 millones de dólares en importaciones chinas, aunque la cifra podría variar.

El presidente Trump no habría dado todavía su aprobación final al respecto, por lo que se reunirá con sus principales asesores comerciales hoy jueves para tomar una decisión, según dijo un alto funcionario de la administración estadounidense. El ministro de exteriores chino, ha indicado que van a tratar de aprovechar hasta el final la negociación con EEUU para tratar de resolver las disputas, aunque también ha advertido que los acuerdos alcanzados en las últimas semanas se anularán si Trump aplica mañana los aranceles.

En el ámbito macroeconómico, hoy se ha conocido que las ventas minoritas de EEUU subieron más más de lo esperado en mayo, gracias a un aumento de las compras de vehículos y otros bienes pese al incremento de la gasolina.

En concreto, según los datos del Departamento de Comercio las ventas minoristas aumentaron el mes pasado un 0,8%, en el que ha sido su mayor incremento desde noviembre de 2017. Así, el dato supera las estimaciones de los analistas, que anticipaban un crecimiento mensual del 0,4%. En comparación interanual, la subida fue del 5,9%.

Por otro lado, el número de peticiones de subsidios por desempleo se acercó a su mínimo de 44 años y medio. Según los datos publicados por el Departamento de Trabajo, las peticiones se redujeron en 4.000, hasta las 218.000, en la semana que terminó el 9 de junio.

Así, el descenso está por encima de lo estimado por los analistas, que consideraban que el descenso sería hasta las 224.000 peticiones.

Con todo, en la apertura de Wall Street el Dow Jones sube un 0,21%, el S&P 500, un 0,30% y el Nasdaq, un 0,37%.

Con el índice industrial en los 25.285,39 puntos, la mayor subida es la de Walt Disney, que repunta un 1,19%, por delante de Intel y de Boeing, que se revalorizan un 0,85% y un 0,81%, respectivamente.

Por el contrario, el mayor descenso es el de Coca-Cola, que retrocede un 0,45%, tras confirmar  sus guías para 2018. Esperan que durante este ejercicio las ventas se eleven un 4% en comparación interanual y que el beneficio por acción se incremente entre un 8% y un 10%. A continuación se sitúan P&G y General Electric, que ceden un 0,37% y un 0,29%, respectivamente.

En el apartado empresarial, destaca que, tras el cierre de ayer, Comcast lanzó una oferta en efectivo por los activos de entretenimiento de 21st Century Fox valorada en 65.000 millones de dólares. La propuesta que Comcast ha puesto encima de la mesa compite con la oferta de 52.400 millones en acciones que pactó Walt Disney con el dueño de Fox, Rupert Murdoch, a finales de 2017. La oferta de Comcast es más ventajosa para los accionistas de Fox, no sólo porque es más elevada, sino porque se paga en efectivo y no con títulos.

La opa llega apenas unas horas después de que el tribunal federal del distrito de Columbia diera luz verde a la compra por parte de la operadora de telecomunicaciones AT&T del gigante de los medios Time Warner. La decisión del tribunal federal puede recurrirse, pero el mercado da por hecho que la operación saldrá adelante ante la contundencia de la sentencia, que no impone ningún requisito ni exige desinversiones.

En la apertura de la sesión en Wall Street, el euro cede frente al dólar y se intercambia a 1,168 billetes verdes.

En el mercado de materias primas, el precio del petróleo Brent de referencia en Europa baja un 0,35%, hasta los 76,47 dólares por barril, mientras que el West Texas sube un 0,33%, hasta los 66,86 dólares por barril.