Los futuros de los principales índices de la bolsa de Nueva York registran ganancias superiores al 1%, antes de que dé comienzo una sesión marcada por la reducción de los temores a una guerra comercial que provocaron que la semana pasada Wall Street cerrase con caídas no vistas desde enero de 2016.

Los futuros de Wall Street apuntan a una apertura al alza,  olvidando las caídas del jueves y el viernes. En la última sesión de la jornada pasada, el mercado norteamericano cerró con pérdidas que llevaron al Dow Jones a retroceder un 1,77%, hasta los 23.533,20 puntos, en una semana marcada por las sanciones comerciales a China y la brecha de datos de Facebook. El S&P 500 cedió un 2,10% y el Nasdaq, un 2,43%.

Así, la semana pasada fue la peor para Wall Street desde enero de 2016, con descensos acumulados del 5,7% para el Dow, del 5,9% para el S&P 500, y del 6,5% para el Nasdaq.

Los mercados han seguido con temor las medidas proteccionistas de la Casa Blanca, ya que el viernes entraron en vigor las tarifas a las importaciones de acero y aluminio, y el presidente Donald Trump firmó la orden para sancionar productos chinos por 60.000 millones de dólares anuales, a lo que el gigante asiático planea responder.

La potencial “guerra comercial” entre ambos países será el principal foco de atención para los inversores en los próximos días. En ese sentido, señalar que The Wall Street Journal ha informado que los Gobiernos de China y de EEUU han comenzado “silenciosamente” a negociar para mejorar el acceso estadounidense a los mercados continentales.

En concreto, el diario informa de que el Gobierno de Estados Unidos envió la semana pasada una carta al vice primer ministro de China Liu He, donde solicitó una reducción arancelaria a los autos estadounidenses para ayudar a reducir el superávit comercial entre ambos países.

En la carta, el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, y el representante Comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, dijeron que China también debería comprar más semiconductores estadounidenses y darles a las firmas estadounidenses mayor acceso al sector financiero chino.

Los expertos de Link Seurities consideran que esta información “servirá para tranquilizar algo los ánimos en los mercados, algo que ya reflejan los futuros de los principales índices bursátiles de Wall Street, que apuntan a fuertes subidas”.

En concreto, los futuros del Dow Jones suben un 1,19%; los del S&P 500, un 1,26% y los del Nasdaq, un 1,62%.

Por otro lado, el gobierno estadounidense ha excluido a Corea del Sur de la aplicación de los aranceles de represalia sobre las importaciones de acero (25%) y aluminio (10%) a cambio de imponer cuotas de importación y de revisar el actual acuerdo de comercio bilateral, especialmente el denominado KORUS (en la práctica, un acuerdo de libre comercio para autos).

Los expertos de Bankinter señalan que “esta es otra prueba de que la Administración Trump emplea la amenaza de imponer nuevos aranceles como herramienta para negociar mejores condiciones con las economías con las que Estados Unidos mantiene un mayor déficit comercial, con el objetivo de reducir dichos déficits”.

Por ello, siguen defendiendo que “no se llevará adelante una guerra comercial, ni un proteccionismo a gran escala, aunque sí medidas de corte proteccionista con el objetivo de reducir el déficit comercial americano”.  Según estos analistas, las medidas proteccionistas pueden tener dos tipos de consecuencias. Por un lado, subir la inflación en EEUU, lo que podría inquietar a la Fed; y por el otro, reducir el crecimiento económico global. “Y son precisamente este tipo de riesgos los que nos mueven a ser más prudentes con respecto a la evolución de las bolsas, que no pesimistas”, consideran.

En el apartado empresarial destaca la salida a bolsa de Dropbox, que comenzó a cotizar el viernes con una subida del 35,6%. El precio de salida ascendía a 21 dólares y cerró en 28,4 dólares por acción en el Nasdaq.

Este ascenso supuso que la compañía obtuviera una capitalización bursátil de11.161,4 millones de dólares. El fundador de la compañía, Andrew Houston, mantiene un 20% del capital, seguido de T- Rowe 11,4% y Arash Ferdowsi (co-fundador) 8,4%. Dropbox ha conseguido incrementar su facturación, al pasar del 600 millones a 1.100 millones en solo tres años, si bien continúa en pérdidas (de 112 millones).