Los principales índices de Wall Street abren prácticamente sin cambios en una jornada en la que el interés está puesto sin ningún tipo de dudas en la reunión de la Reserva Federal (FED) que culmina hoy y en la que se podrían subir los tipos de interés en un cuarto de punto

Hasta que se conozca el dato, los mercados parecen no atreverse a tomar ninguna decisión de calado. La de hoy será la primera comparecencia del nuevo presidente de la institución, Jerome Powell ante la prensa y las dudas están en el tono que usará el sucesor de Yellen y en las previsiones que hagan de la economía y de los tipos los miembros del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC). La cuestión para el mercado es si a partir de ahora tendrán que esperar una autoridad monetaria continuista y prudente, o hay que acostumbrarse a una política de subidas más agresivas. El mercado cuenta con tres subidas de tipos este año, aunque no descarta una cuarta subida, lo que podría poner nerviosos a los inversores. Por el momento, el S&P 500 se deja un 0,4%, el Dow Jones se aprecia un 0,11% y el Nasdaq cede un 0,16%.

Mientras tanto, la rentabilidad del bono americano a 10 años comienza a pertrecharse para una subida y, quizá, un tono menos conciliador que el de Yellen y cotiza de nuevo en 2,9%.

 

Bono miércoles

 

El director de análisis de Estrategias de Inversión, Luis Francisco Ruiz, señala en su último artículo que “si Jerome Powell no es capaz de trasladar que el proceso será gradual: los bonos marcarán nuevos mínimos lastrando a bolsas a la baja y favoreciendo apreciación del dólar”. Hay que esperar el comunicado a las siete de la tarde y la comparecencia media hora más tarde.

Desde un punto de vista macro el dato más relevante ha sido la publicación del déficit por cuenta corriente que ha aumentado un 26% en el cuarto trimestre del año. Los inversores estarán pendientes de las ventas de viviendas existentes.

Por el lado empresarial hay que seguir vigilando a Facebook, que pierde ya más de un 9% en los dos últimos días. Hoy inicia la jornada con un descenso del 1,5% ya que el escándalo de Cambridge Analytica no ha remitido. Eso, a pesar de que algunos analistas consideran que el valor está cotizando en niveles atractivos tras el desplome.

General Mills se desploma un 9,5% tras publicar unos resultados que han sido inferiores a las previsiones del consenso.

También caen las acciones de Southwest Airlines más de un 4% tras rebajar las estimaciones de ingresos por asiento en el primer trimestre. Ahora estiman que no habrá cambios en esos ingresos con respecto al año pasado, cuando antes preveían subidas del 1 o 2%.