Los futuros de Wall Street abren a la baja con los inversores focalizados en la ralentización de los datos económicos tras la festividad en la sesión de ayer. El S&P500 cede un 0,19% - hasta los 2.411 puntos – el Dow Jones descuenta en torno al 0,2% mientras que el tecnológico abre con caídas algo más moderadas, en los 6.203 puntos.

En el plano macroeconómico, los ingresos personales subieron un 0,4% en abril, en línea con las expectativas, y el gasto del consumidor subió un 0,4%. Otros datos que se han publicado este martes son el índice de precios de viviendas de S&PO Case-Shiller, en el que  los precios medios de las viviendas en 20 zonas metropolitanas mejora en marzo el 5,9% con respecto al año pasado, mejor de lo esperado que era subir el 5,7% y mantiene el 5,9% del mes anterior. Tal y como explica José Luis Cárpatos, analista independiente “buena situación para la economía que se mantenga el crecimiento sin dar pasos atrás, pero no debemos perder de vista que dentro del sector están viendo que ya hay muchísima escasez de viviendas para vender, algo que puede mantener el ritmo de subida de los precios. Buen dato para la economía, buen dato para el mercado, bueno para el dólar y malo para los bonos”.

Junto a esta referencias, se conocerán datos de confianza del consumidor y el  dato manufacturero de mayo de la Reserva Federal de Dallas. Por cierto, que ha hablado Robert Steven Kaplan, presidente de la mencionada FED ya ha hablado sobre la subida de tipos de interés argumentando que para lo que queda de 2017 dice ver dos más pero a la vez dice que está preocupado por los datos económicos que se han conocido recientemente. Todavía cree que se puede conseguir un crecimiento del 2% este año y que la reforma fiscal será beneficiosa o ayudaría a conseguir esto. 

En el plano empresarial, Bank of Nova Scotia ha anunciado sus  beneficios antes de la apertura mientras que EnerSys anunciará sus resultados al cierre.

En el mercado del crudo, persisten las dudas sobre la subida del precio del crudo después de que la OPEP acordara extender los recortes de producción en 1,8 millones de barriles por día hasta finales del primer trimestre de 2018, lo que debería ser significativo para sujetar al mercado.

El crudo Brent ronda los 51.46 dólares por barril, cayendo un 1,59%, mientras que el West Texas cotiza en los 49,35 dólares, cayendo un 0,9%.