El informe publicado por el BlacRock Investment Institut y dirigido por Richard Trurnill, director mundial de estrategias de inversión de BlockRock trata tres puntos principales: previsión a corto plazo, riesgos a tener en cuenta y visión de mercado y oportunidades de inversión.

La reforma fiscal y los planes de gasto público de EE.UU han sobrecalentado las previsiones de crecimiento y beneficios, en un momento en el que la economía estadounidense ya avanza a todo gas. Se instaura por tanto el clima de incertidumbre, ante la posibilidad de que las empresas aumenten la inversión con el consiguiente aumento de la producción, pero con el riesgo de sobrecalentamiento y aumento de las primas de riesgo.

 

 

La inflación ha repuntado, lo que ha alentado a la Reserva Federal a mantener su plan de subida de tipos, pero no se sitúa en un nivel lo suficientemente elevado como para revertir la relajación monetaria en la zona euro y Japón.

El aumento del proteccionismo por parte de EE.UU constituye la amenaza más clara para las perspectivas mundiales a corto plazo. El endurecimiento de las medidas comerciales hacia China y otros países, generará con toda seguridad episodios de volatilidad, pero no hará descarrilar el favorable contexto de la economía y los mercados. Sin embargo, la guerra comercial puede mermar la confianza en cualquier momento.

Otro riesgo es que ser produzca un nuevo repunte de los rendimientos de la renta fija, pero la renta variable puede registrar un buen comportamiento siempre y cuando las subidas de los rendimientos se mantengan estables y se vean impulsadas por la mejora del crecimiento.

 

 

En cuanto a las perspectivas de mercado, las revisiones al alza de los beneficios en Estados Unidos se han disparado para descontar el impulso de la rebaja del impuesto de sociedades, y el dinamismo de los beneficios está aumentando en todo el mundo. Se prevé unos mercados más turbulentos y unas rentabilidades menos elevadas que el pasado año.  Hay una visión negativa sobre la deuda pública en general, pero creemos que los bonos del Tesoro estadounidense con vencimientos cortos ofrecen actualmente un perfil de riesgo/remuneración atractivo.

Tenemos una postura neutral en la deuda corporativa en un contexto de diferenciales ajustados y sensibilidad creciente a las subidas de tipos.