Después de que ayer el fondo NML afirmase que el país que preside Cristina Fernández no había realizado ningún acercamiento para negociar, el ejecutivo adelantó ayer por la tarde que enviaría una comitiva a Estados Unidos, aunque no dice si se reunirá con los fondos buitre. Si se reunirá con el mediador, Daniel Pollack. Sin embargo, como señalan en el diario Clarín, "el gobierno mantiene un tono desafiante".


Hay que recordar que al no poder efectuar el pago a los acreedores del bono reestructurado justo ayer, Argentina ha entrado en mora y que sólo le queda hasta finales de este mes para alcanzar un acuerdo que le permita cumplir con sus obligaciones financieras. En caso de no hacerlo, entraría en default.


El propio Jay Newman, que ayer firmaba el comunicado de NML en el que se avisaba de que Argentina no había mostrado interés en negociar afirmaba en la CNBC que aun no es tarde para hacerlo. Sin embargo explicaba que a pesar del anuncio del gobierno ellos aun no tenían conocimiento de quienes eran las personas que forman ese grupo negociador y si tenían la intención de sentarse a hablar con los bonistas. (Ver entrevista
)

En este sentido Newman afirmaba que no entendía que Argentina se dirige por si sola a un default real, teniendo en cuenta los beneficios que tendría para el país un acuerdo con estos fondos. En su opinión, si el gobierno de Cristina Fernández cerrara todos sus conflictos, el país podría ahorrarse unos 70.000—80.000 millones de dólares en intereses en el pago de la deuda en los próximos 10 años, mejoraría su rating, la financiación de las provincias…

Quizá esa es la razón por la que la mayor parte de los expertos consideran que el país terminará por negociar y que se llegará a un acuerdo. Todos, no obstante, tienen claro que para ello es necesario que se le pague a los fondos buitre.
Curso on.line de Estrategias de Inversión

Sin embargo, hay quien considera que no está todo escrito. Hoy Julian Adams, de Adelante Asset Management, una gestora que tiene bonos argentinos en cartera decía en una entrevista con Bloomberg que “los argentinos, obviamente, están intentando hacer todo el ruido que sea posible. Si somos realistas pueden alcanzar un acuerdo. Pero si siguen así, ignorando la legislación estadounidense, que es lo que han estado haciendo durante el último par de días, no van a llegar a ninguna parte”, asegura el experto.

En Clarín, Jorge Piedrahita, de Torino Capital, aseguraba que “al final Argentina va a negociar, no le queda alternativa. Puede ir a la ONU, a la OEA, pero eso es una distracción. Saben que si no arreglan con los holdouts la economía se deteriorará. Y el gobierno argentino tiene un gran instinto de sobrevivencia”.

Los inversores parecen confiar en la resolución del conflicto y hoy el Merval sube casi un 3%.