Los principales índices de la bolsa de Nueva York registran leves subidas en la apertura de la sesión, tras cerrar ayer en negativo, cortando su racha de nueve jornadas consecutivas al alza en el caso del Dow Jones. Hoy la atención vuelve a centrarse en las cuestiones geopolíticas, con Corea del Norte y China en el centro de las miradas, sin perder la vista en la rentabilidad del bono estadounidense, que permanece por encima del 3%, mientras el dólar sigue fortaleciéndose.

Apertura con leves avances en Wall Street después de que los principales índices de la bolsa de Nueva York cerrasen la de ayer con descensos, rompiendo la racha alcista que venía manteniendo en los últimos días, con nueve sesiones consecutivas del Dow Jones registrando subidas, presionado a la baja tanto por las tensiones geopolíticas como por la subida de la rentabilidad de los bonos.

“Al contrario que en Europa, las cifras publicadas en EEUU fueron algo mejores de lo esperado, lo que, junto a la escalada del precio del crudo, impulsó con fuerza al alza la rentabilidad de los bonos. En concreto, la rentabilidad del bono a 10 años alcanzó durante la jornada el 3,095%, nivel no visto desde 2011, ante el temor de que la Fed tenga que acelerar su subida de tipos”, explican los expertos de Link Securities.

En el arranque de la sesión al otro lado del Atlántico, el euro sigue retrocediendo frente al dólar y se intercambia a 1,180 billetes verdes.

Al mismo tiempo, en el mercado de materias primas, los precios del petróleo siguen retrocediendo, después de que ayer el Brent alcanzase los 79,87 dólares,  el nivel más alto desde noviembre de 2014. Los precios podrían aumentar más antes de volver a bajar, según fuentes de la OPEP que también han señalado que el precio de crudo hacia los 80 dólares por barril se produce por las tensiones geopolíticas y no por la escasez de suministro. En la apertura en Wall Street el petróleo de referencia en Europa cae un 0,80%, hasta los 77,81 dólares, al tiempo que el West Texas estadounidense se deja un 0,66%, hasta los 70,84 dólares por barril.

En el apartado macroeconómico, la atención se centra en el sector inmobiliario estadounidense. Según los datos publicados hoy por el Departamento de Comercio, tanto los permisos como la construcción de viviendas retrocedieron en abril en EEUU.

Así, en el cuarto mes del año los inicios de construcción de viviendas retrocedieron un 3,7% en tasa interanual, hasta los 1,287 millones de unidades, en tanto que los permisos para construir nuevas viviendas bajaron un 1,8%, hasta los 1,352 millones de unidades. De esta forma, el descenso es mayor de lo esperado por los analistas, que pronosticaban una bajada hasta los 1,310 millones de unidades en el caso de los inicios de nuevas viviendas y hasta los 1,350 en el caso de los permisos de construcción.

En EEUU también se ha conocido que la producción industrial subió un 0,7% en abril, incremento dos décimas por encima del registrado en marzo. Asimismo, el incremento está una décima por encima de lo esperado por el mercado.

Los expertos de Renta 4 destacan que a esto se añade un incremento del riesgo geopolítico, al retirarse Corea del Norte de las negociaciones con Corea del Sur y amenazar con cancelar la reunión con Estados Unidos, prevista para el 12 de junio. El país alega que no quiere centrar toda la negociación solo en desmantelar su programa nuclear y que las maniobras militares de EEUU y Corea del Sur son una provocación intencionada.

Sin embargo, la Casa Blanca, según ha afirmado hoy su portavoz Sarah Sanders, espera que se celebre una cumbre entre el líder norcoreano, Kim Jong-Un, y el mandatario Donald Trump, aunque al mismo tiempo se están preparado para un duro proceso de negociaciones-

"Aún esperamos que la reunión se lleve a cabo y continuaremos por ese camino, pero al mismo tiempo hemos estado preparándonos para que éstas sean unas negociaciones difíciles", ha dicho en una entrevista a Fox News Sanders, quien ha añadido que “el presidente está listo si la reunión ocurre. Si no sucede, continuaremos con nuestra campaña de máxima presión".

Y mientras tanto, continúa la incertidumbre sobre las tensiones comerciales entre EEUU y China. Ayer fue el embajador estadounidense en China, Terry Branstad, el que advirtió de que ambas potencias todavía se encuentran “a mucha distancia” en la disputa comercial que mantienen. Los expertos de Link Securities consideran que “en los próximos días contaremos con nuevas noticias sobre el avance de las negociaciones entre ambos países, al haber llegado ayer el vice primer ministro chino, Liu He, a Washington para tratar este asunto”. La agencia Moody´s dijo ayer que es muy difícil que China pueda cumplir las exigencias comerciales de EEUU en las negociaciones que están teniendo lugar.

Por otro lado, EEUU ya ha comenzado a aplicar las nuevas sanciones a Irán. La medida se produce una semana después de que el presidente Trump anunciara la salida de EEUU del pacto internacional firmado en 2015 junto con otras cinco potencias (China, Rusia, Alemania, Francia y Reino Unido) para detener el programa nuclear iraní, y la reimposición de sanciones económicas contra Irán, que por su parte pidió a Europa que se plante ante EEUU por sus acciones ilógicas e ilegales y advirtió de que solo permanecerá en el acuerdo si se beneficia completamente de él.

Así las cosas, en la apertura de la sesión, el Dow Jones sube un 0,08%, el S&P 500,  un 0,05% y el Nasdaq, un 0,11%,

Con el Dow Jones en los 24.713,93 puntos, la mayor subida es la de Walmart, que sube un 0,64%, por delante de Intel y de Caterpillar, que se revalorizan un 0,59% y un 0,56%, respectivamente.

En el lado de las pérdidas, el mayor descenso es el de 3M, que cede un 0,91%, seguido de Chevron, que se deja un 0,4%, y de Cisco, que retrocede un 0,35%.