En concreto, el ISM Manufacturero se colocó en 56,4 puntos desde 56,2 el pasado mes de septiembre. Se trata de la mayor lectura del índice desde abril de 2011. Esta mejora ha sorprendido porque se ha producido a pesar del shutdown, lo que ha llevado a muchos expertos a considerarlo un dato muy positivo. El consenso esperaba una ralentización hasta 55 puntos. Hay que recordar que un dato por encima de 50 puntos indica expansión económica. (Ver comunicado)

De esta forma, el índice que muestra la salud de la actividad industrial en Estados Unidos se expandió por quinto mes consecutivo, lo que refleja el aumento de las peticiones (PMI) desde junio sobre todo desde el sector automovilístico y el de la construcción. Se trata de los dos sectores que están llevando el peso de la recuperación económica en Estados Unidos este año.

Así, el índice de nuevas peticiones creció un hasta 60,6 puntos, aunque el de producción se contrajo hasta 60,8 puntos. Ambos, llevan por encima de 60 tres meses consecutivos.

El subíndice que muestra el comportamiento del empleo cayó hasta 53,2 puntos. En general, los comentarios de los directivos encuestados con los que se prepara el índice están positivos sobre el clima empresarial, según muestra el comunicado del instituto. Sin embargo, entre los directivos no hay unanimidad acerca del efecto que han podido tener en la economía el shutdown y el miedo a un posible default.

Subíndices del ISM Manufacturero en EE.UU.


Un poco antes de conocerse este dato también se ha publicado el Markit PMI (Purchasing managers Index) de octubre. En este caso se ha producido una caída hasta 51,8 puntos desde 52,8 puntos el pasado mes de septiembre.