Incluso después de que Dow Jones y S&P 500 hayan alcanzado nuevos máximos históricos, el siempre pesimista Marc Faber sigue “haciendo sonar las alarmas” y advirtiendo sobre la valoración de los activos.

“Tenemos burbujas en todo y en todas partes”, ha afirmado el editor de The Gloom, Boom & Doom Report en CNBC. En su opinión, el catalizador de las caídas podría ser una “subida en los tipos de interés no manipulados por la Reserva Federal (Fed)”, y con esto se refiere al aumento en la rentabilidad de los bonos.
Asimismo, se ha mostrado preocupado por los consumidores estadounidenses: “El coste de la vida ha subido más que los sueldos, por lo que están siendo exprimidos. Por eso, el comercio minorista no lo está haciendo muy bien”.

Faber considera que un verdadero “cisne negro” (evento inesperado que impacte al mercado) sería, por ejemplo, una recesión global: “La gran sorpresa podría ser que la economía mundial se desacelerará y entrará en recesión, eso golpearía a los mercados”.
Si la actividad global no puede recuperarse con la Fed y otros bancos centrales bombeando dinero fácil en el sistema, eso enviará un mensaje muy grave.