¿Estamos camino de una estanflación de la energía?

Gran parte de los inversores que están actualmente operando en los mercados no sabrían como operar en un mercado inflacionario debido a que la FED lleva 14 años alimentando la narrativa de la deflación, convenciéndolos de que la única alternativa posible para invertir es “comprar en las caídas”. Aunque la inflación está lejos de reducirse. ¿Estamos camino una estanflación de la energía durante la temporada invernal?, se pregunta Maleeha Bengali en The Street.

En medio de este escenario hemos visto impresiones consecutivas del IPC de más de 5% o 6%, manteniendo su discurso de que “la inflación es transitoria”.

Después de aumentar millones de dólares para paliar los efectos de la pandemia, no sería nada raro ver un choque de la demanda con las cadenas de suministros en el corto plazo. Algunos cuellos de botellas podrían ser transitorios, mientras presenciamos un repunte secular de la inflación.

El crecimiento del PIB se está desacelerando desde un 4,5%/5% hasta un 1,5%.  Mientras los estímulos gubernamentales desaparecen, los precios al productor y a los bienes de consumo claves no parecen ir en la misma dirección.  A esto es lo que se conoce como estanflación, donde la economía crece más lentamente pero la inflación sigue al alza y no es un buen augurio para las acciones ni bonos. Encima se está desarrollando una crisis mundial de gas.

Cuando los productos básicos disminuyen en un corto periodo de tiempo y aumenta la demanda, los precios podrían subir al infinito, hasta que la demanda se destruya o que la oferta se ponga al día. Esto es lo que sucede con la energía y el gas, recursos necesarios para cualquier hogar o comercio.

Estrategias de Inversión

Durante el verano, debido a la escasa generación de viento, la temporada europea de inyección de gas se quedó corta, ya que se prepara para el invierno. Esto, junto con una gran demanda de GNL asiático, ha provocado tensiones en el sistema durante un período de tiempo muy corto. La fuerte demanda del Reino Unido y la UE ha provocado un tirón adicional que el sistema no puede manejar.

La cuestión con el gas y la electricidadno se puede almacenar. Mientras tanto, China ha reiniciado sus plantas de carbón para que produzcan todo lo que puedan sin importar el cambio climático. Rusia ha señala que puede suministrar gas a Europa. Esta "crisis energética" agregará varios cientos de dólares a las facturas de servicios públicos de los consumidores en un momento en que el mercado laboral no se ha recuperado por completo y agregará más tensión a un consumidor ya estresado en los EE. UU. y Europa.

El crudo Brent ha experimentado tensiones debido a que la OPEP+ ha logrado mantener de manera muy inteligente 5-6 mbpd de petróleo fuera del mercado durante un período prolongado en un momento en que la demanda se ha recuperado. Adaptándose a sus planes de gastos para ver mayores ingresos. Mientras, los inventarios han vuelto a su promedio de cinco años, pero aún no hay escasez. Pero si la demanda de viajes vuelve a la normalidad, la economía continúa mejorando con un invierno frío, el escenario podría cambiar.

La OPEP y los mercados están preparados para destruir la demanda pura. La única forma de bajar los precios es si se ralentiza la demanda o se recupera la oferta.

Todavía estamos a un mes de que empiece el invierno como tal y si el clima se pone demasiado frío podríamos enfrentarnos a una verdadera escasez.

“Es aconsejable perseguir aquellos productos que tienen una escasez real, pero el problema es que la mayoría mira la demanda y la proyecta linealmente hacia el futuro mientras mantiene la oferta constante. La oferta es la más fácil de rastrear, pero según su suposición del ciclo macroeconómico, su demanda puede estar muy lejos. ¿Estás preparado para tomar ese lado de la apuesta tan temprano en la temporada de invierno?”, finaliza Bengali