Los principales índices de la bolsa de Nueva York abren la sesión con tendencia mixta. Así, mientras que el Dow Jones se enfrenta a la que podría ser su octava jornada consecutiva con descensos; el Nasdaq, se apunta un nuevo récord. La atención, en ambos lados del Atlántico se centra en las tensiones entre EEUU y sus socios comerciales, además de en la reunión de la OPEP.

Detalle de un cartel de Wall Street

En la apertura de Wall Street, el Dow Jones baja un 0,08% y el S&P 500, un 0,05%; mientras que el Nasdaq sube un 0,06%, registrando un nuevo récord. En la sesión de ayer, el índice industrial ya amplió sus máximos históricos, con Facebook y Netflix también alcanzando récords; mientras que el índice industrial cerró en negativo por séptima jornada consecutiva en la que es su mala racha más prolongada desde marzo del año pasado. Por el contrario, el S&P 500 avanzó un 0,17%, mientras que el Nasdaq repuntó un  0,72 % o 55,93 puntos, hasta los 7.781,52 enteros, el que es el récord número 21 de este año, superando en veinte puntos la marca anterior.

Con el Dow Jones en los 24.579,95 puntos, la mayor subida es la de Verizon, que repunta un 0,79%, por delante de McDonald's y Apple, que se revalorizan un 0,3·% y un 0,28%, respectivamente.

En la parte contraria de la tabla, el mayor descenso es el de Nike, que cede un 1,28%, seguido de Chevron, que se deja un 0,87%, y de Boeing, que pierde un 0,84%.

Nuevo récord del Nasdaq, el índice de Wall Street

“De esta forma, aumentó la divergencia en el comportamiento de estos indicadores, con el Dow Jones en negativo en lo que va de ejercicio (-0,25%), al ser un índice con un elevado componente industrial y al ser este sector el más afectado por las mencionadas tensiones comerciales entre EEUU y China, con el S&P 500 un 3,5% al alza en el año y con el Nasdaq Composite, que lleva una revalorización del 12,7%, desmarcándose por completo del resto gracias al elevado peso que en el mismo tienen los grandes valores del sector tecnológico2, subrayan desde Link Securities.

Por otro lado, en su participación en el simposio organizado por el Banco Central Europeo (BCE) en Sintra (Portugal), el presidente de la Reserva Federal (Fed) de EEUU, Jerome Powell, dijo que la economía estadounidense no está a punto de repetir el estallido de inflación visto por última vez en la década de 1970, a pesar del paralelo obvio por el tensionamiento del mercado laboral en la actualidad, similar al del entonces.

En ese sentido, afirmó que desafortunadamente, con el paso de medio siglo e importantes cambios en la estructura de la economía de EUU y en las prácticas de los bancos centrales, la comparación histórica no arroja tanta luz como podríamos haber esperado. En ese sentido, señaló que una diferencia es que la inflación ha sido baja y estable durante un período prolongado, lo que ha anclado mejor las expectativas de inflación. Además, y según señaló, los reguladores "tienen una mejor apreciación del papel que juegan las expectativas en la dinámica de la inflación y un compromiso más claro para mantener una inflación baja y estable. Así, dijo que no hay "señales" de que el público haya comenzado a cuestionar el compromiso de la Fed con la baja inflación, o que las expectativas de inflación estén bajo presión alcista.

Y mientras tanto, continúan las tensiones entre EEUU y sus socios comerciales. En este caso es la Unión Europea quien empezará a imponer aranceles del 25% sobre las importaciones de una serie de productos estadounidenses el viernes, en respuesta a los aranceles que EEUU impuso sobre el acero y el aluminio a principios de este mes.

Según ha afirmado hoy la Comisaria Europea de Comercio, Cecilia Malmstrom, la UE está preparada para conversar con Estados Unidos para solucionar la disputa comercial que desencadenó la decisión de Washington de imponer aranceles al metal europeo.

Describiendo los aranceles como "ilegales" porque contravienen las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), la comisaria añadió que no quedaba otra opción sino tomar represalias para proteger los intereses y los trabajos de la Unión Europea.

Estados Unidos, después de imponer aranceles a varios de sus principales socios comerciales, amenazó a China esta semana con aranceles adicionales valorados en 200.000 millones de dólares, recrudeciendo un conflicto que ya ha provocado la toma de medidas de respuesta en todo el mundo.

Wall Street: pendiente de la OPA de Disney por la Fox

De nuevo al otro lado del Atlántico la jornada se presenta con escasas referencias macroeconómicas. Se publicará el índice de la Fed de Filadelfia, las peticiones semanales de subsidio por desempleo y el dato índice líder.

Así, la atención en Wall Street se centra en el ámbito empresarial con la guerra de opas entre Walt Disney y Comcast por Twenty-First Century Fox.

Twenty-First Century Fox habría aceptado ya la oferta mejorada de compra lanzada por Disney. La compañía de entretenimiento  anunció ayer que pagará 70.000 millones de dólares en acciones y efectivo (unos 60.500 millones de euros), frente a los 52.400 millones de dólares sólo en títulos que puso inicialmente encima de la mesa.

La compañía se vio obligada a subir su oferta para frenar a la empresa de televisión por cable Comcast, que proponía 65.000 millones de dólares en efectivo por los activos de entretenimiento de Rupert Murdoch.

En la apertura de la sesión en Wall Street, los títulos de Twenty-First Century Fox suben un 1,07% y las de Comcast un 0,33% al tiempo que los de Walt Disney ceden un 0,17%

La OPEP también centra la atención en Wall Street

Caen los precios del petróleo antes de la reunión de la OPEP

Hoy comienza también la reunión de dos días de la OPEP, cuyas conclusiones conoceremos mañana, y en la que se podría decidir cierto incremento de producción (entre 300.000-600.000 b/d y 1,5 mln b/d) para compensar la pérdidas de producción de países como Venezuela, Irán e Irak y evitar que se sobrecaliente el mercado, consiguiendo así un precio del crudo más estable. También es posible que, en vez de anunciar un incremento específico de oferta, opten por un comunicado más vago, afirmando que mantendrán al mercado suficientemente abastecido para evitar fuertes repuntes en el precio del crudo.

Antes de la apertura de la sesión en Wall Street, el precio del petróleo Brent de referencia en Europa cae un 1,99%, hasta los 73,25 dólares por barril, al tiempo que el West Texas estadounidense retrocede un 0,96%, hasta los 65,08 dólares por barril.

El euro repunta frente al dólar y se intercambia a 1,159 billetes verdes.